Te has preguntado ¿Por qué los canes montan la pierna?

Con información de Linda P. Case-http://autumngoldconsulting.com/books.htm

Tus amigos, vecinos, [email protected], tíos o primos llegan a casa… y lo primero que hace tu perro es montar su pierna. Aunque es inofensiva, es una de las conductas más embarazosas y molestas para quien la sufre. Acompáñanos a ver de qué se trata.

Una de las cosas más incómodas que vive el tutor de un perro es cuando éste monta la pierna de alguien. Probablemente te hayas reído de la escena al estar con tus amigos; sin embargo, no es tan divertido cuando sucede con tu vecino gruñón, o con un familiar mayor. Las palabras más acertadas para describir la situación serían “molesta” y “vergonzosa”.

Y lo primero que se te viene a la mente cuando ves a tu perro, es que obtiene una satisfacción sexual, pero detente: no siempre se trata de eso.

La raíz del comportamiento

Hay tres razones por las cuales un perro puede hacer esto:

  1. Hormonas: ha olido una perra en celo (o es hembra en celo); muestra un comportamiento sexual, ¡y es todo!
  2. ¡Exaltación! Está muy emocionado por la presencia de extraños o de su tutor.
  3. ¿El líder? En este caso, muestra un comportamiento dominante.

En el primer caso, este comportamiento es pasajero y no requiere de tratamiento. No te hagas una idea falsa: no se siente “atraído” por la pierna, es un accesorio a la mano, fácil de agarrar y sostener. No está mal si le compras peluches para que juegue con ellos. ¿No te convence? Esteriliza a tu mascota para que ya no lo haga, lo cual trae consigo múltiples beneficios. Pero veamos los otros dos casos.

Sobrexcitación

Es una de las formas en que comunica su entusiasmo por algo, como una invitación al juego. O puede ser también búsqueda de atención. La excitación es una sensación agradable en sí, dice Bruce Fogle (veterinario y autor renombrado de temas caninos), por lo que desplegarla es una recompensa.

Hay veces en que se sale de los límites debido al aburrimiento, la ansiedad y a que es demasiado amigable. Al emocionarse brinca, araña la puerta, gime; o se exalta tanto al ver personas nuevas o conocidas, que querrá montar la pierna. Para aliviar la tensión y la energía acumulada, asegúrate que tenga suficiente actividad en el día.

Dominancia

En los perros, dice Linda P. Case, entrenadora canina y escritora, el carácter dominante es producto de características innatas del temperamento y de patrones de comportamiento dirigidos a humanos. Entre los comportamientos dominantes hacia congéneres y familia humana, está el montar.

Quizá habrás notado que ante otros perros asume un lenguaje de impunidad (mirada a los ojos, cola y orejas erguidas, se yergue -como agrandándose-), actúa seguro y evoca la sumisión de los otros. O si ve otros canes, quizá los monte.

¿Qué hacer?

Canes extra emocionados: si es el caso lo sabrás porque sólo lo hace ante situaciones que lo excitan (antes de salir de paseo, cuando llegas a casa, o con las visitas). Haz lo siguiente:

  • Detén el comportamiento en ese momento con un NO, sin mayor atención, castigos o regaños.
  • Distráelo con algún juguete.
  • Si insiste, tómalo amablemente y llévalo a otra habitación para que se tranquilice.
  • ¿Se calmó? Puede salir. Ojo: si llora no lo saques, porque aprenderá que hacerlo trae una recompensa, salir.

Canes dominantes: hay varias cosas por hacer (primero evita el comportamiento como en el anterior caso).

  • Un buen plan es que lo lleves a clases de entrenamiento en obediencia. En este momento hay clases en línea, busca alguna que se ajuste a tu necesidad, siempre con trabajo en positivo (premiando).
  • Juega mucho con él. Es básico que sean juegos de cooperación y no de luchas o jaloneo.
  • Dale un buen paseo con correa o corran juntos a diario.
  • Cuando comas, no le permitas que esté cerca, sino que permanezca en un lugar asignado y dale de comer una vez que tú hayas terminado.
  • Enséñale juegos como toma y dame (para que te entregue juguetes), detente (para evitar que haga algo que no debe). Busca juegos y comandos que lo mantengan relajado y distraído.
  • Algo importante: dale caricias y amor sólo cuando lleve a cabo un comportamiento deseado.

Si ves que tu perro prefiere montar que hacer cualquier otra cosa o se lame demasiado, busca la ayuda de un etólogo veterinario: puede ser un comportamiento que requiera de tratamiento.

Sin comentarios

    DEJA UNA RESPUESTA