Sacerdote lleva a perros sin hogar a misa para ser adoptados

Todo perro que se acerque a la Parroquia de Sant’Ana en Gravatá, en Brasil, es bienvenido bajo el amor del padre João Paulo Araujo Gomes.

Desde hace varios años el padre responsable de la iglesia se ha dedicado a recoger perros callejeros y llevarlos al templo para intentar que sus fieles los adopten y les brinden un lugar seguro.

Proteger animales callejeros no es políticamente correcto, es evangélicamente cristiano, es conscientemente solidario, es sensiblemente humano”.

João Paulo Araujo Gomes
\"\"

Según ha contado, su labor empezó cuando unos feligreses acudieron a su parroquia para vender galletas, cuyos recursos serían destinados a obras de caridad. “Yo les propuse recoger a los perritos, adoptarlos y permitirles que estuvieran en la iglesia”. Y así fue como empezó a cuidar de los animales y a buscar nuevas familias para ellos.

Araujo Gomes asegura que los perros callejeros tienen todo el derecho cristiano de estar presentes en su parroquia y asistir a sus misas.

“Siempre podrán entrar, dormir, comer, beber agua y encontrar refugio y protección, porque esta casa es de Dios y ellos son de Dios”

JOÃO PAULO ARAUJO GOMES
\"\"

Instagram para adoptar

En su cuenta de Instagram, el padre Araujo comparte fotos y videos de los perros que acoge y cuida, ya que muchos de ellos los encuentra heridos por su vida en la calle. Mientras están bajo su cuidado, el padre es responsable de ellos en cuidados médicos y todo lo que requieran.

El sacerdote se ha vuelto muy famoso en Brasil por su labor con los perros callejeros y en sus entrevistas ha explicado cómo funciona su comedor para estos animales “los 7 días a la semana”.

\"\"

Adopciones para los pequeños

El objetivo principal es poder ubicar a cada uno de los animalitos en un nuevo hogar, y cuenta con el apoyo de muchos voluntarios que le ayudan a cuidarlos y en algunos casos terminan llevándolos a sus hogares.

Gracias a la acción del sacerdote, el número de perros abandonados en las calles de Gravatá se ha reducido notablemente, ya que docenas de ellos han encontrado hogares y él mismo religioso ha adoptado a varios de ellos.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *