Graban los comportamientos del oso negro americano en México

Para conocer la conducta y hábitos del oso negro americano, se está grabando en vídeo. El objetivo es obtener información importante sobre la especie.

La Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp), a través del Área de Protección de Flora y Fauna Campo Verde, mantienen el monitoreo de la subespecie de oso negro americano (Ursus americanus machetes). Esto se está aplicando en la Sierra Madre Occidental, ubicada en el noroeste de Chihuahua, México.

Más de cuatro años de investigación

Los resultados del período 2016-2019 indican que la población de oso negro en el Área de Protección de Flora y Fauna (APFF) Campo Verde es la más abundante para la Sierra Madre Occidental, con un estimado poblacional de 106 individuos y una densidad de 0.140 ind/km2.

Se ha documentan el éxito reproductivo de la especie, al contar con 37 registros fotográficos de hembras con crías (dos oseznos en promedio).

Además, se obtuvieron videos de varios osos mostrando parte de su conducta en vida libre, los cuales no habían sido confirmados antes de las grabaciones.

  • Los baños que tomaron en ojos de agua o pozas del APFF.
  • Las veces que marcaron territorio rascando y/o restregándose contra los árboles.
  • En varias ocasiones lamieron rocas para suplementar su dieta con minerales.
\"\"

La principal amenaza

La principal amenaza de la especie es la pérdida de hábitat debido a la deforestación de los bosques y fragmentación, por actividades productivas no alineadas con un manejo integral del territorio.

Aunado a lo anterior, se encuentran los incendios forestales, atropellamientos y la cacería. Por lo que, la especie fue considerada En Peligro de extinción (P) en el Anexo Normativo III, lista de especies en riesgo de la Norma Oficial Mexicana (NOM-059-SEMARNAT-2010); con ello se sentaron las bases de su conservación.

\"\"

Asimismo, por tratarse de una especie sombrilla, incide favorablemente en la subsistencia de muchas otras especies del noroeste de México, con las cuales comparte el ecosistema.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *