Obesidad, ¿la otra pandemia? 🙊

MVZ Esp. MCPG Teresita Lerma Ávila, Hospital Veterinario UNAM-Banfield


\"\"

Cada etapa de la vida de tu peludo tiene requerimientos nutricionales diferentes: no son las mismas para un cachorro que para un adulto sedentario o esterilizado, o para un senior que requiere suplementos vitamínicos y articulares. Además está su condición médica en el caso de padecer alguna enfermedad que requiera una dieta específica o la gestación.

¿Qué es la obesidad?

Técnicamente se define como “la pérdida del equilibrio entre las kilocalorías (kcal) ingeridas en la dieta contra las ocupadas con la actividad diaria”. Como consecuencia, hay una acumulación de grasa extra en el cuerpo que podrás palpar, pero que también estará presente en corazón, hígado y cavidad abdominal. ¿Sabías que para considerar a un perro o gato con obesidad basta con que tenga un 20 % extra de su peso ideal?

Además, la poca o nula actividad física, potencializa este acúmulo de grasa, mientras su incremento acelera el consumo de grasas. Una cuarta parte de los tutores de perros ha señalado que el suyo está obeso, pero cuando se les preguntó si exhibía alguna señal de sobrepeso, el 64 % indicó que su can tiene al menos un signo (no poder sentir sus costillas al tacto o haber tenido que aflojar su collar).

\"\"

¿Qué hago al respecto?

Muchas personas llevan un control del peso de su peludo, pero el 40 % no tiene idea de cuánto pesa el suyo y el 22 % nunca lo ha pesado… Según una encuesta de MARS Pet Care en 2018, más de la mitad (54 %) de los propietarios afirmó que siempre o a menudo, les daba alimento cuando se lo pedían, mientras casi una cuarta parte (22 %) admitió sobrealimentar a veces a sus mascotas para mantenerlas felices (creen que así se sentirán mejor), y sólo el 20 % garantizó siempre medir la cantidad de comida que les da. Por otra parte, el 87 %, siempre o a menudo, le da a su perrhijo aproximadamente lo que cree que necesita en cada porción.

Para controlar el proceso de sobrepeso u obesidad de tu confidente de cuatro patas, es importante sepas las respuestas a las siguientes preguntas (se vale que tu veterinario te ayude a responderlas).

  • ¿En qué etapa de vida está mi perro?
  • ¿Cuantas kcal debe consumir al día? 
  • ¿Qué alimento tiene el menor número de calorías (y está dentro de mi presupuesto)?
  • ¿Qué estrategia de actividad física me comprometo a realizar todos los días con él?

En definitiva lo que más ayuda es la constancia: de nada sirve hacer actividad sólo el fin de semana. Son preferibles 20 minutos al día, varias veces, todos los días de la semana.

\"\"

Consecuencias de un can gordo

Hablar de todo lo malo sería interminable. Dentro de las principales y más graves están las de origen hormonal (diabetes), las dislipidemias (trastornos en sangre relacionados con colesterol y triglicéridos), y las enfermedades articulares degenerativas dolorosas, que suelen incapacitar. E incluso son motivo para decidir la eutanasia. 

Piénsalo bien: por donde quiera que lo veas, la obesidad es el gran enemigo de la calidad de vida de tu peludo. No permitas que llegue a ese punto.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *