¿No para de orinar? Existe un problema urinario 🙀

\"\"
Kareeeeen!!! Ven a ver esto

Es una de las enfermedades más comunes en gatos (y también se presenta en perros, sobre todo en hembras) que se atienden en clínicas y hospitales veterinarios. Aunque los signos clínicos son fáciles de identificar, tu papel como tutor es muy importante, ya que eres quien tiene toda la información necesaria para que tu veterinario dé el diagnóstico y ofrezca el tratamiento adecuado.

¿Cómo identifico una infección urinaria?

Basta con que observes y detectes anormalidades cuando tu minino vaya a orinar (en este caso es mediante su arenero; existen además arenas con marcadores para identificar este padecimiento). Dentro de los signos que tienen que ver con una infección de tracto urinario, están: 

  • Orina con frecuencia. Hay un aumento en el número de micciones o aumento en la frecuencia para orinar, y puedes notarlo al limpiar su arenero (hay más grumos de orina).
  • Dolor o molestia al orinar. Tu michi puede incluso vocalizar al posicionarse en su arenero, y si observas bien, detectarás gestos de dolor. Algo que vale la pena comentar, es que podrías confundirlo con dificultad para hacer popó, por ello es bien importante limpies ese sitio al menos una vez al día para identificar a tiempo si ha dejado de orinar. 
  • Orina fuera del arenero. Incluso en sitios donde normalmente no lo hace (sillones, cama, ropa); esto indica que algo no está bien.
  • Presencia de sangre en la orina. Es uno de los signos por los cuales acude la mayor parte de los tutores. Este puede ser un hallazgo al limpiar el arenero. 

En el caso de los canes se notarán ciertas anormalidades al orinar: que lo haga en pequeñas cantidades, ocurra por goteo, se ponga en posición durante largo tiempo para lograrlo (y al final hay sólo unas pocas gotas de orina, pese al esfuerzo). También pueden presentar orina con sangre y es motivo obligado de visita al veterinario. 

\"\"

Detección a tiempo

Como en todas las enfermedades, si logras descubrir de manera temprana que algo no anda bien, tanto el diagnóstico como el tratamiento no serán tan complicados.

El diagnóstico inicial de un problema de este tipo debe incluir estudios de sangre y de orina, así como ultrasonido y radiografías; con esto tu veterinario sabrá cómo tratarlo y qué debes hacer en casa. Pero ten muy presente que si tu mascota orina de color rojo es porque algo ya está muy mal, y en este caso por lo general requiere hospitalización. Por ello ya existen métodos de diagnóstico temprano, no invasivos, para detectar sangre en la orina, aunque no sea evidente a simple vista.

Dentro de estos métodos, en el caso de los mininos, hay un producto a base de gránulos que se colocan sobre la arena (cualquier tipo de arena para gato), y ayudan a detectar de manera temprana la presencia de sangre en la orina; estos gránulos son de color blanco y al contacto con la hemoglobina (que es una partícula presente en la sangre), se tiñen de color azul hasta por 48 horas. 

Y tienen sus ventajas: tu michi no va a estresarse y tu veterinario tendrá un diagnóstico temprano de sangre en la orina. Además pueden utilizarse de forma regular o incluso si ya había presentado una infección urinaria previa, lo que te hará saber si es momento de ir a consulta.

Prevención = salud

  • Orinar con frecuencia es importante y debes animar a tu gato a hacerlo. Es necesario revises el sitio donde está ubicada su caja de arena, y cambiar la arena a diario, sobre todo si la comparte con otros felinos.
  • Verifica que ingiera más agua, ya sea colocando bebederos de agua limpia en varios lugares u ofreciéndole comida húmeda (en el caso de los michis).
  • Es importante que aunque notes que ya está bien, termine todo el tratamiento de antibióticos para evitar la reaparición de la infección.
  • Tu veterinario puede recomendar alimentos de prescripción para prevenir este padecimiento. 

Mantente al pendiente ante cualquier cambio, sobre todo si observas alguno de los otros signos mencionados; esto ayudará a que el tratamiento sea efectivo y se eviten complicaciones.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *