La historia de Andrés, un gato que fue confundido con leopardo

¿Qué harías si ves un gato enorme por la calle y dudas si pudiera ser un felino salvaje?

Esta historia empieza cuando la organización Patitas de la Calle recibió un llamado anónimo de una persona que aseguraba que había un leopardo en el parque Fray Andrés de Olmos, en Tampico, Tamaulipas.

La denuncia resultaba sorprendente, pero no podían dejarla sin investigar. Era muy di´fícil que pudiera ser real, pero considerando la cantidad de gente que llega a tener felinos exóticos de cachorros y los abandonan cuando crecen, era necesario revisar.

Así que integrantes de la organización acudieron al parque público y encontraron a un gato de gran tamaño muy asustado resguardándose debajo de una banca.

Un gato bengalí

Resultó que no era un leopardo, se trataba de un gato bengalí, especie que resulta de la cruza de un gato leopardo asiático y un gato doméstico, muy similar a felinos exóticos como leopardos u ocelotes.

\"\"

El futuro de Andrés el gato

A través de las redes sociales de Patitas de la Calle, su fundadora América Sandoval, explicó que el felino llevaba 20 días de su rescate y tenía una mala condición de salud, como una fuerte infección en los ojos, dermatitis en el cuerpo y excesiva delgadez.

Se le han hecho análisis de laboratorio y una prueba de hemoparasitos en sangre para descartar cualquier enfermedad grave, además de que se le operó para castrarlo para evitar que sus adoptantes no puedan lucrar con él.

Tampoco cuenta con dientes, por lo que los doctores consideran que tiene una edad avanzada y vivía en casa, pues no come otro tipo de comida que no sea alimento premium.

Se siguieron los protocolos de adopción y una vez pasado el mes que se contempla para que lo reclamen, Andrés ya tiene un posible adoptante y está en un periodo de prueba para ver si se adapta a su nueva casa.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *