Juguetes para perros ansiosos o hiperactivos ⚡

Redacción Pet\’s Life

Tras unas pocas horas de ausencia, tu perro pasó de la exploración al aburrimiento; llegas a casa y descubres que tu mascota puso la casa de cabeza: mordió los sillones y los cojines, masticó las patas de la mesa, sacó la basura, ladró sin cesar hasta hartar a tus vecinos, entre otras muchas cosas.

Después de una acalorada discusión con tu familia, de regañar al can que no entiende nada y pensar como arreglarás los destrozos, te preguntas, “¿qué puedo hacer para mantener tranquilo y entretenido a mi can mientras no estoy?”.

Si no tienes una respuesta exacta, sigue leyendo.

PRIMEROS PASOS

Si el perro devasta la casa porque es curioso, permanece solo por largos períodos, se aburre, no tiene distracciones positivas, ni manera de desfogar su energía, o simplemente no sabe distinguir entre lo que está bien o está mal, enséñalo:

1. Mantén las cosas importantes fuera de su alcance. No lo confundas ofreciéndole cosas como ropa, accesorios o juguetes, ya que él no las distingue de aquellas que todavía usas y que te sirven, de las que no. Por ello, los juguetes de tu perro deben ser perfectamente distinguibles y atractivos.

\"\"

2. Déjalo en un lugar seguro cuando no puedas darle la atención necesaria. Escoge un lugar que le agrade, proporciónale agua fresca y juguetes de diferentes texturas, que lo entretengan y le brinden diversión.

3. Proporciónale la atención y tiempo suficiente cuando estés en casa. El nuevo integrante de la casa no puede aprender a comportarse si no le dedicas tiempo para aprender, jugar y sentirse querido. El hecho de tener un jardín no soluciona el problema, llévalo a pasear o correr al menos dos veces al día.

JUGUETES PARA DISMINUIR O EVITAR CONDUCTAS NEGATIVAS

Ejercitar y mantener ocupados a nuestros perros, es la mejor manera de lograr un equilibrio entre su estado físico y emocional. El ejercicio y los juegos les permiten liberar el exceso de energía que tienen, la ansiedad por estrés, y alejarlos del ocio y el aburrimiento. Además, les ayuda a desplegar su inteligencia y desarrollar el instinto natural por la búsqueda de alimento.

Los juguetes interactivos son una buena herramienta para lograrlo. Muchos son juguetes huecos que permiten introducir comida en su interior para que juegue a sacar el alimento de forma dosificada. Esto lo mantendrá entretenido por horas. Algunas opciones de estos juguetes son:

  • Kong, hechos de goma natural de distintas durezas, estimulan la masticación y aunque los muerdan en exceso, no hay riesgo de que sean ingeridos. Tienen un orificio donde puedes introducir premios que tu perro sacará con la lengua, evitando la masticación violenta de tus preciadas pertenencias. Los hay de varios tipos y tamaños, para cachorros, adultos y resistencia extrema. En la web de la marca encontrarás varias recetas para rellenarlos de diferentes formas y nunca se aburra tu amigo.
  • Laberintos de Recompensas, ofrecen una posibilidad de entretenimiento y mejora de habilidades. Los premios se colocan en el agujero principal y tu perro debe luchar para sacarlos de ahí: tendrá que mover el juguete, girarlo o agitarlo, hasta que los premios se deslicen por el laberinto interno y salgan por alguno de los orificios laterales. Este juguete activa el intelecto de tu canino y lo entretiene: el movimiento impredecible del juguete captará su atención por largo rato; además se lava y transporta fácilmente.
  • Dispositivos interactivos a control remoto. Ya hay varios varios de este tipo que se pueden controlar a través de una app y tienen cámara para monitorear el comportamiento de tu can, e incluso les puedes hablar para que se tranquilicen. Algunos permiten la administración de croquetas para interactuar con tu perro y premiarlo a distancia. Seguro estará esperando frente al aparato para esperar tus interacciones con él.
\"\"

Existe una variedad enorme de juguetes interactivos con los cuales podemos distraer a nuestro perro de forma saludable. La principal cualidad de estos juguetes es que el perro se puede entretener por sí mismo por un período largo sin que debamos estar presentes, lo que no significa que debamos olvidarnos de jugar con nuestro perro para reforzar los lazos de unión y hacer ejercicio con él para mejorar su aprendizaje, salud, estado físico y equilibrio mental, a favor de las conductas deseables en casa. 

Si la conducta de destrucción o los ladridos intermitentes persisten, te recomendamos consultar con un médico especialista en conducta para que soluciones el problema de la mejor manera.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *