¿Cómo saber si mi mascota tiene la enfermedad de Addison?

MVZ Esp MCPG Dipl Fausto Reyes Delgado, Hospital Veterinario UNAM-Banfield

Al igual que en las personas, las mascotas pueden presentar enfermedades hormonales. De éstas las más comunes son:

  • Diabetes mellitus: afecta los niveles de energía (glucosa o azúcar) del organismo.
  • Hipotiroidismo: falta de una hormona que se encarga del metabolismo del cuerpo.
  • Síndrome de Cushing (hiperadrenocorticismo): es posible falten tres grupos de hormonas.

Pero no son todas. Hay otro tipo que son menos comunes, como el hipertiroidismo en gatos (donde hay un exceso de hormona reguladora del metabolismo del cuerpo), o el hiposomatrotopismo (falta de hormona de crecimiento HISTH).

Entre estas últimas se encuentra la enfermedad de Addison (hipoadrenocorticismo, HipoAC) donde pueden faltar tres grupos de hormonas. Curiosamente, es una enfermedad que estaba subdiagnosticada (pues presenta diversos signos clínicos), pero sobre todo porque era difícil de identificar.

\"\"

El \”gran simulador\”

De esta forma se le conoce a esta enfermedad porque muestra signos inespecíficos y que además son comunes en otras enfermedades. El Addison se presenta por falla en dos grupos de hormonas (secreción de glucocorticoides y mineralocorticoides) que se pro – ducen en la glándula adrenal (su – prarrenal en humanos). El HipoAC puede ser primario (defecto en las glándulas adrenales), o secundario, donde el problema se presenta en la producción de una hormona que estimula la secreción de las hormonas ya mencionadas.

El primer problema para diagnosticarla tiene que ver en los factores predisponentes: es más común en hembras, entre los 4-5 años de edad (aunque también pueden presentarla mascotas en – tre dos y 15 años).

Las razas propensas son el Poodle, el Cobrador de Labrador y el Perro de Agua Portugués. Dentro de los signos inespecíficos están: letargia (esta – do de somnolencia), anorexia (fal – ta de apetito), vómito, diarrea, debilidad, poliuria/polidipsia (orinar y beber demasiado), bradicardia (frecuencia cardiaca baja), deshidratación y choque.

En gatos por lo general presentan letargia, anorexia, pérdida de peso, vómito, poliuria/polidipsia. Como puedes ver, es difícil diagnosticar si tu mascota la padece o no.

\"\"

¿Qué es lo que ocasiona?

La falta de glucocorticoides (hormonas relacionadas con el meta bolismo de alimentos) ocasiona la pérdida de peso, anorexia, vómito, dolor abdominal, intolerancia a situaciones de estrés, anemia severa, deshidratación y baja en la concentración de azúcar en la sangre. Por su parte, la falta de mineralocorticoides (que regulan el metabolismo de agua y electrolitos) produce cambios en los niveles de sodio y potasio en la sangre; esto último ocasiona arritmias cardiacas, mientras que los riñones pierden la capacidad de concentrar orina.

El problema es que los signos se parecen a los que se presentan, por ejemplo, en enfermedades gastrointestinales, insuficiencia renal, choque. Para diferenciar y detectar de qué se trata, es importante que tu veterinario haga pruebas de laboratorio básicas (muestras de sangre y orina), para detectar anemia, desequilibrio electrolítico (sodio y potasio), que la orina no se concentra, baja en las proteínas de la sangre. Y si realiza un electrocardiograma, notará los cambios característicos.

\"\"

Diagnóstico y tratamiento

Para el diagnóstico definitivo el médico hará pruebas con la hormona estimulante de la corteza de la glándula adrenal o también cuantificará la hormona, y junto con los otros resultados de laboratorio lo confirmará. De ser positivo, tratará de corregir los problemas que presente tu mascota (deshidratación, desbalance de sodio y potasio).

La suplementación de análogos de glucocorticoides y el manejo se hará tanto en casa como con tu vet. No debes confiarte sólo en los signos observados y pensar que puede ser otra cosa, porque el tratamiento no será adecuado e incluso puede poner en peligro la vida de tu animalito. Lo más importante es que al primer indicio de enfermedad que presente, coméntalo de inmediato con tu veterinario.

No esperes consejo en redes sociales o por tu cuenta: podría ser demasiado tarde.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *