Dudas felinas de nuestros lectores

MVZ Ruy Baruch Bucio, Consulta privada en Etología clínica de gatos

Gato asustadizo: ¿Se espanta de todo y no sabes por qué?

Para empezar, debes saber en qué edad surge la respuesta de miedo en los gatos. ¿Sabías que su periodo de socialización empieza a las dos semanas de edad y termina más o menos a las 8 semanas de vida? Pues bien, ocurre que la finalización de este periodo parece coincidir con la maduración de las estructuras cerebrales que se encargan de regular la respuesta de miedo.

\"\"

Esto significa que conforme tu gatito vaya creciendo, será más factible que comience a mostrarse miedoso ante ciertas presencias, como personas desconocidas, otros animales, objetos y más. Por lo tanto, es bien importante que si tienes un minino que está entre la segunda y octava semana de vida, lo comiences a socializar con todo lo que se te ocurra (personas, perros, otros gatos, e incluso animales que en un futuro figurarían como presas, ya sean ratones, pájaros u otros).

Otro consejo para reducir la posibilidad de que sea miedoso, es manipularlo de forma gentil y siempre relacionando las interacciones con momentos agradables (como jugar). Si tu cachorro recibe este tipo de interacciones (de ti y otras personas) durante la etapa de socialización, será más dócil y menos miedoso en su etapa juvenil y adulta.

Pero si no aprovechas este periodo, más tarde te será un poco complicado familiarizarlo con otras especies, incluso estímulos ambientales (sonidos, olores, sabores, texturas) o a ciertas situaciones como viajar en coche, meterlo a la transportadora, ir al doctor, dejarse cepillar y lo que se te ocurra.

\"\"

¿Y si ya no es un cachorro?

¿Ya está grandecito y notas que es muy temeroso? Entonces debes identificar a qué le teme y qué tan intenso es, ya que hay gatos que tienen tanto miedo que esto fácilmente podría escalar a una fobia (según la RAE, es un miedo intenso e incontrolable ante ciertos contextos).

Si notas esto en tu amigo, acude con un veterinario etólogo para que haga un correcto abordaje y, de ser necesario, considere la medicación sumado a una modificación conductual personalizada para tu minino.

Pero mientras acudes a esta ayuda, trata de no exponerlo a aquello que le esté generando el miedo. En caso de no poder evitarlo, asígnale un sitio de seguridad dentro de tu hogar en el cual pueda refugiarse y sentirse relativamente más seguro.

\"\"

¿Por qué mi gatito me lame mucho o por qué lame objetos?

El lamido o acicalamiento hacia otros (también llamado allogrooming) es un comportamiento que está íntimamente relacionada con una conducta de afiliación. Puede hacerse hacia compañeros de otra especie, entre gatos o hacia personas. Cuando es hacia tutores por lo general lo hacen en manos, cara o cabello.

Cuando tu michi se lame a sí mismo tiene como objetivo el mantener su pelaje limpio y bien peinado, pero al mismo tiempo ingerir la vitamina D que es sintetizada en su piel. Como podrás ver, esto es una conducta normal que puedes observar en tu gato, el inconveniente aparece cuando este comportamiento lo realiza de forma repetitiva e incluso llega a ser un problema que se llama trastorno compulsivo.

Esto quiere decir que se pasa demasiado tiempo realizándolo y a pesar de que lo quites insistirá en lamerte o lamer objetos como la pared, piedras, plásticos, entre otros. Si detectas esto en tu minino, debes identificar qué lo lleva a realizar este lamido excesivo.

\"\"

Algunos factores son:

  • Falta de estimulación física o mental.
  • Refuerzo tuyo de forma involuntaria (cada vez que te lame, lo apapachas o le hablas), de esta forma aprende que para conseguir tu atención necesita lamerte o lamer algún objeto.
  • Ansiedad.
  • Falta de interacciones sociales.
  • Problemas médicos.

Si tienes duda de si tu gaturrito realiza el lamido o acicalamiento de forma normal o ya se está convirtiendo en un problema de comportamiento, no dudes en acercarte a un veterinario etólogo.

Con gusto te orientará sobre las conductas de tu minino e incluso puedes solicitar una consulta para poder prevenir o tratar con éxito problemas de comportamiento.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *