Ayuda a tu mascota a regresar a “la nueva normalidad”

La actual contingencia ha propiciado la convivencia estrecha con nuestras mascotas; sin embargo, la incorporación poco a poco a la “nueva normalidad” puede ocasionar algunos problemas de comportamiento en nuestros perros o gatos. Mientras que las personas retoman paulatinamente las actividades laborales, las mascotas vuelven a pasar mucho tiempo solas en casa, lo que puede generarles ansiedad por separación, frustración, miedo o aburrimiento.

Anteriormente te habíamos contado qué hacer para ir ayudando a tu mascota a ir generando cierto desapego contigo y tu familia, para que llegado el momento de que todos regresemos a la normalidad, no sufra al estar solo de nuevo. En esta ocasión te traemos otros consejos para retomar las actividades como antes.

Los cambios nos afectan a todos

\"\"
¡Así estaba cuando llegué!

Regresar a la rutina y adaptarse a los cambios no es fácil para nadie. Después de más de dos meses de aislamiento social, con nuevas dinámicas de convivencia con nuestros compañeros peludos, regresar a la “nueva normalidad” puede generar en ellos comportamientos no deseados y afectar su bienestar emocional.

Algunos de los signos de ansiedad por separación en perros son jadeos constantes, irritabilidad, aumento en las vocalizaciones, cambios en los patrones de alimentación, de sueño y vigía, destrucción de objetos en el hogar, así como, orinar y defecar en lugares donde antes no lo hacían. Mientras que los gatos pueden presentar los mismos signos, además del incremento en el comportamiento de caza y el aislamiento.

Para reducir los efectos negativos y minimizar la ansiedad por separación en nuestros perros y gatos, es necesario acostumbrarlos, de manera que el cambio sea progresivo y lo menos radical posible. Por ello, te compartimos algunas medidas que ayudarán a reducir estos signos y a prepararlos para este cambio.

¡Patas a la obra!

En caso de que llevemos a cabo estas recomendaciones y nuestra mascota no se adapte a la nueva rutina, o los signos se agraven, debemos consultar a su Médico Veterinario o a un especialista en comportamiento.

Un ejercicio muy sencillo consiste en simular todo aquello que solíamos hacer antes de salir de casa, salir y quedarnos en la puerta de nuestro hogar por unos segundos. Paulatinamente, debemos repetir esta simulación, pero ahora salir de casa un par de minutos.

Es importante repetir la rutina por días consecutivos y progresivamente aumentar el tiempo fuera de casa, es decir, de unos minutos hasta lograr pasar horas fuera para minimizar las alteraciones en el comportamiento de los perros y gatos. Sugerimos premiarlos cada vez que se mantengan tranquilos al realizar el ejercicio.

Además, se recomienda respetar los horarios para su rutina habitual de alimentación, paseo y juegos. Y es vital que, durante la ausencia de los tutores, las mascotas se mantengan activas, esto se puede lograr poniendo a su disposición juguetes que desarrollen su actividad mental y no permita que se aburran. Así como, retomar poco a poco sus rutinas de ejercicio y paseos, respetando las medidas de distanciamiento social.

  • Es importante iniciar con estas actividades cuánto antes.
  • Debemos evitar los castigos y los regaños, ya que estas acciones solo agravan el problema.
  • El grado de adaptación de las mascotas dependerá de la familia, la mascota y el medio ambiente en que se desarrollan. Es importante ser congruente entre los miembros de la familia al interactuar con las mascotas, es decir, todos debemos de conocer, respetar e implementar las actividades que se acuerden.
  • Con disciplina, paciencia y constancia los resultados tienen mayor probabilidad de ser satisfactorios.

En caso de que llevemos a cabo estas recomendaciones y nuestra mascota no se adapte a la nueva rutina, o los signos se agraven, debemos consultar a su Médico Veterinario o a un especialista en comportamiento.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *