5 consejos de natación para tu perro

Francisco María

Se acercan las vacaciones y la posibilidad de viajar a la playa o a una casa con piscina. Incluso las guarderías o centros perrunos tienen alberca en sus instalaciones. Pero ¿tu perro sabe nadar? Hoy te daré algunos consejos de natación para que tu can aprenda sin miedo. ¡Toma nota!

\"\"

Aunque suene raro, la natación no es un don innato con el que nace tu perruno. Y aunque la mayoría asimila el agua, no todos tendrán la misma disposición para un chapuzón. Además, algunas razas tienen una mayor capacidad para nadar (por supuesto los del grupo de agua, como el Labrador), y otras que no (braquicéfalos como el Bulldog inglés y francés, Bóxer o Pug, de plano no debes ponerlos a nadar). 

Lo único cierto es lo siguiente: debes enseñar a tu lomito a chapotear y a mantenerse a flote en el agua. Y como tutor debes ser precavido a la hora de enseñarle a nadar, ya que algunos perros podrían ahogarse o pasar una experiencia traumática al ser sumergidos. 

Pero ojo: el asunto no es tan sencillo como agarrar a tu can y lanzarlo a la piscina. Para ayudarte, te daré tips para que inicies la enseñanza con buen pie.

Poco a poco

No a todos los perros les gustará entrar a una playa o piscina desde el primer día. En este sentido, lo mejor es que lo vayas introduciendo progresivamente al agua. Para empezar puedes iniciar mojando sus extremidades para que sienta cómo fluye el agua. Un ejercicio ideal es jugar y corretear con tu peludo a la orilla de la playa.

\"\"

Comienza en chapoteaderos 

Después de lo anterior ya podrás sumergir parcialmente a tu canino en un espacio acuático que no sea profundo. Si puede tocar con sus patas el fondo, será mucho mejor. En todo momento debes estar atento y evitar que pase un buen susto. Justo en este instante puedes añadir un juguete que flote y que le encante, para amenizar las clases.

Una salida fácil

Si quieres que tu sabueso se acostumbre a chapotear, lo correcto es que la piscina tenga un fácil acceso, de esta forma podrá entrar y salir con facilidad. Considera que este es un factor que motiva a los canes a acostumbrarse a nadar. Cuando se canse verás que sale fácil y esto lo convencerá a volver a hacerlo.

Flotadores

Una excelente forma para que los peludos aprendan a mantenerse en el agua son los flotadores. Con estos dispositivos siempre tendrán una base mientras aprenden a mover correctamente sus patas. Además, es una excelente manera de motivar al tuyo a que nade sin necesitar de compañía humana.

\"\"

Motiva a tu can

Las actividades que impliquen que se desplace en línea recta y que vuelva, son las mejores. Cada vez que tu canino amigo logre desplazarse y volver, debes felicitarlo. Por supuesto, durante cada trayecto siempre deberás motivarlo.

Si lo analizas bien, enseñar a un perro a nadar es similar a cuando se hace con un niño. Debemos tener paciencia, motivarlo y, sobre todo, hacerlo sentir seguro. Piensa que una mala experiencia bastará para que ya no quiera volver a intentarlo. Y las clases de natación para tu consentido siempre deben ser una experiencia divertida.


Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *