El Síndrome de Hiperestesia Felina

¿Gatos Locos o Nerviosos? La Hiperestesia Felina es un trastorno enigmático que afecta a algunos gatos y, puede ser una fuente de preocupación para los propietarios.

MVZ Verónica Estrada, Clínica Doctora Cats

Uno de los misterios más intrigantes relacionados con los gatos, se denomina Síndrome de Hiperestesia Felina.

También es conocido como “síndrome del gato loco” o “síndrome de la piel nerviosa”. Es un trastorno neurológico poco común que se caracteriza por síntomas de diferente intensidad, que a los ojos de un tutor pendiente, pueden ser rápidamente preocupantes.

Aunque no se comprenden completamente las causas exactas de este síndrome, se cree que una combinación de factores genéticos, estrés, ansiedad, problemas neurológicos, cambios ambientales o problemas dermatológicos, como una reacción alérgica a la picadura de pulgas.

Los síntomas son la clave

Los síntomas pueden variar de un gato a otro. Algunos de los más comunes suelen verse como temas de comportamiento, pues pueden lamerse en exceso, correr frenéticamente por la casa, perseguir su cola. Otros actúan de manera inusualmente agresiva, reaccionan así mismo cuando se les toca en ciertas áreas, como la espalda o la base de la cola y/o una vocalización excesiva, en momentos o con frecuencia poco comunes para quien lo conoce bien.

En la Hiperestesia felina llama mucho la atención una inusual elevación de la piel en la espalda del gato, similar a como lo hace un gato asustado, pero esta ocurre de la nada, aún sin ningún estímulo aparente.

Algunos estudios revelan cierta predisposición a este síndrome en las razas abisinio, himalayo y siamés.

El diagnóstico del Síndrome de Hiperestesia felina necesita la observación de los síntomas y excluir otras condiciones médicas. Siempre debe realizarlo un veterinario, y su tratamiento se enfocará en aliviar los síntomas y mejorar la calidad de vida del gato.

Para ello serán muy útiles estrategias como la reducción del estrés, suplementos nutricionales, terapias de comportamiento, asegurarnos que tenga un ambiente enriquecido con juguetes, rascadores y lugares tranquilos para descansar, mantener un tratamiento desparasitante integral y, en algunos casos, terapia con medicamentos.

Cada gato es único, y con paciencia y amor, podemos ayudarlos a superar los desafíos que enfrentan.

Otro síndrome felino que requiere estar atentos: Dolor Orofacial

Sin comentarios

    DEJA UNA RESPUESTA