El Kittengarden es un curso que todo gatito necesita

Kittengarden es el curso definitivo para que los gatitos puedan aprender habilidades y comportamientos que les permitirán convertirse en adultos sociables, que tolerarán bien los cambios.

Dra. Claudia Edwards, FMVZ – UNAM

Si tienes la fortuna, o gran decisión, de tener a un gatito bebé en este verano, tomar con él un curso de Kittengarden sería una excelente opción, pues en solo unas horas invertidas, comprenderás las técnicas para darle en casa las herramientas necesarias para su futuro.

Socializar

Uno de los aprendizajes fundamentales en el Kittengarden es la socialización con personas nuevas. Presentar a los gatitos a diferentes individuos les ayuda a adaptarse mejor a diversos entornos y reduce la probabilidad de que se vuelvan temerosos o agresivos en presencia de extraños, y muy importante, a estar menos estresados cuando el veterinario los revise.

La Clave: Interacciones con caricias suaves, premios o juguetes, bajo supervisión, especialmente con niños, quienes también aprenderán a interactuar de manera suave y respetuosa

Diferentes estímulos

Otra parte importante de su educación, es exponer a los gatitos a diferentes lugares, pues les ayudará a adaptarse mejor si se mudan de casa alguna vez, si salen de viaje y, de nuevo, para no sufrir el camino hacia la clínica veterinaria.

Los sonidos cotidianos del hogar pueden ser intimidantes para los gatitos. Introducirlos gradualmente a diferentes ruidos, de manera positiva, es clave para su adaptación. Se empieza con sonidos de licuadora o aspiradora a bajo volumen y se van aumentando gradualmente con el tiempo. En casa se siguen estos ejercicios y después se complementan con los ruidos reales en cada casa, como la aspiradora, o algún aparato automatizado.

La transportadora

Otra habilidad práctica qué aprender es la comodidad con la transportadora. Se les premia por entrar a ella y la tarea en casa es dejar la transportadora en la habitación de los gatitos o en la sala, sin la puerta puesta, o bien, asegurada para que quede abierta, se ponen juguetes, premios y una manta suave dentro para animar a los gatitos a entrar y pasar tiempo allí, haciendo que se sientan seguros y cómodos con este objeto.

Cada vez más clínicas y refugios de adopción ofrecen cursos de Kittengarden, no dudes en preguntar por un curso así este verano a tu lugar de confianza, o buscar en las redes uno cerca de ti. Tu gatito, feliz en su adultez, te lo agradecerá.

Será clave contar con feromonas sintéticas de Feliway, para abonar en mucho a la tranquilidad y relajación de los gatitos en casa.

Más información sobre este curso para michis bebés, aquí.

Sin comentarios

    DEJA UNA RESPUESTA