Hora de cambiar la arena de tu gato

Si quieres cambiar la arena de tu gato, pero temes que el cambio no sea bien recibido en casa, aquí te decimos cómo, ¡este tema es para ti!

MVZ Sandra Ortiz, Medicina Cat friendly

Con las nuevas opciones que salen constantemente y las mejoras que pueden tener, quizá has estado pensando en cambiar la arena de tu gato a una más ecológica, pero no estás seguro de que la quiera usar.

O tal vez te ha pasado que de repente se te olvida comprar la arena que siempre usa, o no la encuentras en las tiendas o tienes que recurrir a comprar una nueva y hacer un cambio sin mucho tiempo. A todos nos han pasado o nos pueden pasar.

Para un gato, no importa solo el olor, sino la textura y hasta qué tanto vuela la arena cuando la mueve.

Y sí, los cambios repentinos pueden estresar mucho a los gatos, por eso aquí te damos unos consejos gatofriendly para estos casos:

Evita hacer varios cambios al mismo tiempo

Cambiar a esta nueva arena y además cambiar el tipo de arenero, o la ubicación del otro arenero. ¡Podemos ocasionar que nuestros gatos no quieran usar ninguno! Empieza con un solo cambio a la vez, dale unas semanas para adaptarse y después realiza el siguiente.

Si tienes varios areneros (lo que es muy recomendable), este cambio es más fácil si eliges primero el arenero que menos usen tus michis.Limpia los aglutinamientos de pipís y popós, pero vacía la arena usada de este arenero en uno de los otros, ¡y es muy importante que no laves este arenero ya vacío!, solo llénalo con la arena nueva. Esto ayudará a que tus gatos puedan escoger si quieren usar esta nueva arena y les ayuda que el arenero siga teniendo un olor conocido.

Si tus michis decidieron usar la arena nueva, puedes empezar a hacer el cambio en los demás areneros: Limpia pipís y popós de todos los areneros, pero en una bolsa o caja, junta un tercio de la arena usada de cada arenero y resérvala. Vacía un poco de la arena nueva en cada arenero para que quede una capa de esta arena nueva y vacía encima el tercio de arena usada que retiramos de cada caja. Esto permite que los gatos no sientan tan extraño el cambio de textura de la arena nueva y que ellos puedan revolverla con la vieja con sus patitas, haciendo el cambio menos estresante.

¿Y cómo evaluar cuál es la mejor opción para tus gatos?

Sin comentarios

    DEJA UNA RESPUESTA