¡Todavía sirve! Mi perro no quiere juguete nuevo

juguete nuevo
El juguete viejo, la cama rota, ¿y si nuestro perro no quiere aceptar el juguete nuevo por extrañar el viejo?

MVZ EMCV (EC) Aline Ixtab Morales Estrada y MVZ EMCV (EC) Alejandro Pérez Castañeda, Especialistas en etología clínica

¿Cuántas veces corremos a comprar un juguete nuevo o cama para sustituir cuando alguno se ha roto? Esto es lo que estamos acostumbrados a hacer, como ocurre con nuestra ropa, bolsas o zapatos, sin embargo, ¿todos los perros se sienten cómodos ante estos cambios?

No es que sea del todo malo hacer dichas renovaciones, habrá perros que lo tomen muy bien y sigan su vida como si nada, pero habrá otros que se sentirán desconcertados y no querrán jugar con ese objeto nuevo o no buscarán dormir en esa nueva cama a pesar de ser la Súper siesta 3000 ultra ergonómica.

¿Por qué nuestro perro se rehúsa a aceptar el juguete nuevo?

Porque los juguetes o camas pueden traer buenos recuerdos, por ejemplo, aunque ese peluche ya sólo se vea como un trapo viejo, para él, es la llave para grandes momentos con su familia, con la que se ha divertido y ha fortalecido el vínculo.

Su cama puede asociarla con momentos de calma, relajación y un buen descanso, además de que en ocasiones puede ser el objeto que tuvo por primera vez cuando llegó a casa y así pudo haberse convertido en su zona segura en donde empezó a recibir cosas positivas.

juguete nuevo

¿Cuántos casos en qué nuestro perro sigue usando la cama que tenía de cachorro y ya ni siquiera cabe en esta? ¡Compártenos su foto en nuestra comunidad!

Ante todo, es importante que logremos generar momentos agradables con el juguete nuevo que adquiramos para sustituir los juguetes viejos, quiere decir que si deseamos comprar un nuevo juguete debemos generar situaciones positivas, donde le animemos a jugar y pasarla bien.

¿Pero y si no quiere usar su nueva cama?

Podemos hacer que ese lugar se vuelva maravilloso, dándole premios dentro de la zona, haciendo masajes de relajación para que asocie el lugar con un momento agradable y dar juguetes que se rellenan de alimento sobre ella para que logremos mantener esos momentos de independencia, pero que le ayude a asociar el lugar con lo positivo sin necesidad de que esté su tutor a un lado.

Siempre hay que recordar que los perros aprenden mediante asociaciones, por lo que, ellos se podrán sentir atraídos por algo nuevo si nosotros les enseñamos que pueden pasar buenos momentos al hacer uso de estos.

¡Pero no tires lo usado! Otro perrito lo puede necesitar.

Sin comentarios

    DEJA UNA RESPUESTA