Y que nacimos…

El día en que conocemos a alguien, que se queda en nuestra vida y forma parte de nuestro corazón, es una forma de renacer.

Paco Colmenares, Director Editorial

Claro, el concepto de vida, biológicamente, puede parecer muy simple en inicio y final, pero LA VIDA, la forma en la que la vivimos y disfrutamos, puede ser tan intensa para las emociones, que una etapa oscura de nuestra existencia puede verse bloqueada, casi olvidada, cuando comienza una nueva y brillante.

Eso les pasa a perros y gatos que llegan a un hogar después de comenzar la vida con la poca suerte de no tener una familia humana. Renacen. Si tienes la suerte de dar hogar a un animal de casa desde sus primeros días, tienes la oportunidad de construir una vida limpia, perfecta, en donde sólo conozca la paz y el amor de principio a fin de la existencia.

Pero si no fue así, si llegó a tu vida después de conocer la lucha por sobrevivir por su cuenta, tienes la magnífica posibilidad de hacerle renacer, de enseñarle que todo lo conocido antes fue una prueba, un mal sueño, una vida antes de la vida, que ahora puede olvidar.

Felicidades por la oportunidad que tuviste, en cualquiera de los dos casos. Y bienvenidos a la vida, chicos.

Sin comentarios

    DEJA UNA RESPUESTA