Vacaciones limpias y seguras

Las vacaciones perfectas necesitan un poquito de previsión, para regresar con puras buenas anécdotas y evitar los recuerdos molestos.

Alma Ruiz, Estilista canino profesional

Cada vez nos aventuramos más a disfrutar las vacaciones en compañía de nuestra familia peluda, y es maravilloso, pero debes tener en cuenta que implican un cambio de rutina, ambiente y circunstancias, a las que nuestros perros no están acostumbrados, por lo que es tu responsabilidad calcular y minimizar los riesgos al salir de viaje.

En los climas cálidos hay enemigos bien conocidos, como las garrapatas y la sal, pero la misma arena de playa puede ser un problema. Para muchos perros, les es fascinante porque excavan con facilidad, por lo que una buena recomendación es llevar botellas con agua fresca para enjuagarlos tan pronto acaben, y evitar que la arena se vaya más profundamente entre los abrigos capilares, o bien, enjuagarlos en la primera regadera que te encuentres. 

Lleva desde casa un shampoo de avena o alguna versión que hidrate muy bien su piel.

No dejes de lado los oídos, que también sufren con el agua y la arena, y si se complican, derivan en problemas de otitis. Limpios y secos, siempre después del juego.

Contra las garrapatas, ni lo pienses, administra siempre un medicamento preventivo contra estos parásitos. Es una solución súper efectiva, fácil y ahorra muchísimos problemas. Eso sí, recuerda consultar con su médico veterinario el momento adecuado, cada marca tiene una duración distinta, ¡no te confíes!

En los lugares boscosos se suma la flora silvestre, es decir, las hierbas y espinas persistentes y pequeñitas, que se pegan con fuerza al pelo, y con la fricción se van enredando más. Así que, al entrar a tu habitación, ten un peine metálico con dientes anchos (y tijeras en caso necesario) a la mano y de inmediato retíralos. 

Los casos de perros que regresan con molestias, ¡son mucho más comunes de lo que crees!

Finalmente, cuidado con las uñas. Prevé antes de vacaciones un corte o limado correcto, pues en la emoción del juego y ante tantas ramas y piedras, muchas veces se rompen, causando heridas que le molestarán durante todo el viaje, o en el mejor de los casos, se llenan de lodo y suciedad que no quieres en la cama o el sillón.

Disfruten sus vacaciones, y al regresar, ¡un buen baño profesional!

¿Aún no encuentras una estética profesional que te convenza? Aquí te decimos cómo evaluar si el servicio es correcto.

Sin comentarios

    DEJA UNA RESPUESTA