Erizo Pigmeo Africano

Si piensas en animales africanos increíbles, seguramente recordarás al león, el elefante o el gorila… ¡pero no todos vienen en tallas grandes!

El erizo pigmeo africano, también conocido como erizo de vientre blanco o erizo de tierra, es un pequeño mamífero de 15 cm de longitud, que llega a pesar entre 250 y 700 gramos, y cuyo promedio de vida es de 6 años, aunque algunos de ellos llegan a vivir hasta una década.

Provenía del continente africano, y saltó a la fama luego de haber sido exhibido en algunos zoológicos de Europa y Estados Unidos. A partir de entonces, y cuando la gente comenzó a conocer sus características particulares y simpático carácter, empezó su auge como mascota. De ahí, su fama pasó incluso a los videojuegos y a las caricaturas… ¿recuerdas a “Sonic”, el erizo del videojuego del Sega?

La característica más distintiva de este animalito es el denso manto de púas que cubre la totalidad de su dorso; sin embargo, también tiene pelo blanco, delgado y suave en la parte ventral del cuerpo. De hecho, las púas son en realidad pelo. Sí, escuchaste bien: pelo modificado en púas gracias al exceso de queratina, así como tus uñas.

Sus púas son pelo con exceso de queratina, así como tus uñas.

Otra de sus características más importantes es la capacidad de enrollarse, formando una “bola”, cuando se sienten amenazados, protegiendo así sus órganos internos y, además, puede mantenerse en esa posición por mucho tiempo, hasta que el peligro haya pasado.

Antes que nada, los erizos son animales muy interesantes. Son crepusculares, lo que significa que están más activos hacia el atardecer y durante gran parte de la noche. Son muy pequeños y bastante silenciosos. Prácticamente no tienen olor porque son muy limpios.

Finalmente, los erizos poseen un comportamiento muy característico, se llama autoungimiento. Esto se da cuando, al entrar en contacto con cosas nuevas y diferentes, mastica una parte de éstas y, casi de inmediato, produce una espuma muy espesa que frota rápidamente con su lengua, a ambos lados, derecho e izquierdo.

No son animales que se recomienden como acompañantes de niños, debido a su anatomía, por el solo hecho de que pueda hacerse “bola” y picar con sus púas a un niño; además de la mala experiencia que esto representa para el pequeño, éste puede soltar al erizo, que podría caer, lastimándose. Si esto no fuera poco, el erizo no olvidará que lo dejaron caer y será muy difícil que vuelva a confiar en nosotros.

Si deseas conocer más sobre esta especie como animal de compañía, consulta a un médico veterinario especialista para que te asesore dónde adquirirlo y sus cuidados.

Sin comentarios

    DEJA UNA RESPUESTA