El pez Flower Horn

Producto de la selección humana, el Flower Horn es un híbrido que nunca ha existido en la naturaleza.

El Flower Horn pertenece a una de las familias más bonitas del mundo piscícola, los Cíclidos, cuya familia procede mayormente de África, Sudamérica y Asia. Las zonas tan ricas en recursos de sus lugares de origen, hace que su género, Cichlasoma se caracterice por brillantes colores.

El 70% de las especies que habitan el Lago Malawi, en África, son cíclidos coloridos.

El Flower Horn recibe su nombre por su giba, la deformidad que le crece en la frente, y es muy popular en Asia, especialmente Malasia y Taiwan, en donde prácticamente son símbolo folclórico, y se pueden ver en muchos acuarios, conectados a elementos mistícos, de fortuna, prosperidad y longevidad, que se han contagiado a los aficionados acuícolas de Latinoamérica también.

¿Qué necesita un Flower Horn?

Es un pez tropical que realmente es sencillo de cuidar, pero que merece conocerlo correctamente para darle lo que necesita.

La temperatura que requiere su ambiente debe estar entre los 28 y 31 grados centígrados, para simular las aguas de los cíclidos de donde provienen estos, como los lagos africanos y caribeños. Estos lagos son de agua ligeramente alcalina también, por lo que lo ideal es mantener el pH entre 7.4 y 8, nunca rebasando este máximo.

Eso sí, para que este hermoso inquilino viva feliz, es importante no escatimar en su sistema de filtración y limpieza química, biológica y mecánica, pues no tolera la contaminación de su ambiente. Debes tener un sistema eficaz, y de preferencia, uno de emergencias para cuando haya que dar mantenimiento al primero.

Así de tiernos como se ven, son muy tragones, pero a la vez esto lo hace un pez fácil de alimentar, pues le gusta de todo. Puedes variar entre las típicas hojuelas, los granulados, los liofilizados (pellets o bloques deshidratados) e incluso dar espacio para alimento vivo, como charales o artemia. Sólo recuerda que deben comer 3 o 4 veces diarias, y que esta debe ser eficiente, es decir, en poco tiempo consume lo que quiere, y pasados unos minutos, el resto se convertirá en contaminación del ambiente. Por eso también es recomendable hacerlo lento, para que vaya comiendo todo, y no dejarles cantidades enormes que se vayan al fondo.

A medida que crecen, se hace más clara la diferencia entre machos y hembras, pues se abulta más la frente del macho, además de mantener un color más brillante y una boca curiosamente más notoria, más amplia y gruesa.

Es un pez que disfruta de su soledad y tiende a ser agresivo si su espacio es invadido.

Sin comentarios

    DEJA UNA RESPUESTA