¿Por qué los gatos frotan su cara?

Los gatos frotan la cara en muebles, paredes, piernas, brazos, cara… ¿Aman lo que frotan? ¿O lo reclaman como suyo?

Quienes tenemos gatos en casa, e incluso quienes sin convivir tan directo, visitan regularmente casas con gatos, hemos visto un comportamiento a todas luces lindo, amable y suave, que es cuando frotan su cara en diversas superficies, incluido el cuerpo de ciertas personas.

Hasta ahí, todo claro. Sabemos que es algo bueno, pues a diferencia de comportamiento donde usan garras, no hay error en la expresión y delicadeza con que lo hacen.

La confusión viene con los lugares y la frecuencia. Claro, al hacerlo en tu cara, pecho o manos, se nota la expresión de cariño, pero si lo hace también con las patas de la silla, su rascadero, la pared ¿significa que nos quiere igual que a los muebles? ¿O al contrario, no nos quiere, sino que nos “mar – ca” como cosas de su propiedad?

La confusión es comprensible, y es que sí, pero no.

Los gatos secretan feromonas de tranquilidad y lazos amistosos a través de la cara, más precisamente de la comisura de los labios y hasta a la base de las orejas, más o menos en las mejillas. Cuando impregnan estas feromonas en muebles, paredes o en general objetos inanimados, están dejando para si mismos, y para otros gatos de su grupo, señales de tranquilidad, es decir, creando un camino de olor por el cuál se avisan que es una vía de tránsito segura, como si dijeran “este objeto es bueno”.

En cambio, cuando lo hacen con otros seres vivos, lo que hacen es impregnarlos de su olor propio, su olor de colonia, o sea, aceptando a ese ser dentro de su grupo social. Están generando pertenencia, diciendo “pertenecemos al mismo grupo” y no “esto me pertenece”, como muchos asumen.

Básicamente, si frotan su cara contigo, te están diciendo “bienvenido, eres familia” o si ya lo eres, recordándotelo de la manera más amable que existe.

Sin comentarios

    DEJA UNA RESPUESTA