Tónicos para aves, riesgos fatales

Aún hay muchos productos a la venta que se etiquetan como “especiales para aves” aunque no cuentan con sustento científico, y pueden causar desde daños graves, hasta la muerte.

Tener aves en casa es aún una costumbre muy común en las casa mexicanas, ya sea por tradición o hasta por herencia. Los tutores de estas especies deben estar al pendiente de sus necesidades de espacio, alimentación y cuidados médicos, y es en estte campo que las aves pueden resultar complejas, pues cuando presentan una enfermedad, por un instinto natural de preservación, tratan de ocultarlo lo más posible, pues en su vida natural esto los haría presas fáciles, o podrían ser abandonados por sus congéneres.

Detectar problemas de salud

Por ello, se requiere una atención mayor a los cambios que un ave pueda presentar, desde cambios en la respiración, coloración en las heces, cambios en las plumas o comportamientos inusuales.

Si a esto le sumamos el conocimiento empírico de los pajareros, otros tutores de aves y las creencias populares, nos da como resultado el uso de medicamentos y productos que aunque en casos específicos parecen resultar, poco se cuenta las muchas veces que causaron un mal, por no ser adecuados, ni tener control de su aplicación.

Productos fuera del radar

Estos productos se venden por debajo de la industria formal, en mercados o por vendedores de aves que no tienen conocimientos médicos. Esto ocurre en todos los países, y es importante identificar algunos de los más peligrosos:

  • Los tónicos para estimular el canto pueden contener ácidos ascórbico y pantoténico, así como biotina. Su uso puede provocar atrofia testicular e infertilidad.
  • Los tónicos anti-diarréicos suelen recomendarse ante cambios en las heces. Pueden contener Cloranfenicol, Benzoato de Sodio y hasta Anís. Pueden afectar seriamente la médula osea, causar vómito y mareo.
  • Los tónicos para el plumaje comúnmente incluyen Vitamina E, Calcio, Selenio y/o fósforo. En realidad causan pérdida de plumas.

Hay desparasitantes que contienen malathión, el que en realidad es un insecticida y plaguicida para cosechas, y son los que más daño pueden causar, desde problemas hepáticos, en riñón, hemorragias y efectos neurotóxicos.

Ningún veterinario puede ser experto en todas las especies, y por su diferencia, atender a las aves requiere una capacitación extra que no cualquiera posee, por lo que es importante siempre acudir con especialistas para atenderlas.

Sin comentarios

    DEJA UNA RESPUESTA