El Samoyedo, un juguetón y trabajador amigo

Son tan alegres y juguetones, que muchas veces se pasa por alto lo trabajadores y leales que pueden ser para una persona activa.

El Samoyedo es un perro relativamente grande, que puede alcanzar los 60 centímetros a la cruz y hasta los 30 kilos en el caso de los machos, pero que sin importar su diferencia de tamaño, comparten un rasgo inconfundible, su pelaje blanco brillante y esponjoso que los hace perfectos para soportar las temperaturas invernales, e ideales para acariciarlos todo el día.

En algunos lugares le dicen “Smiley Sammie” pues tiene una conformación de hocico corto con belfos hacia arriba, lo que hace parecer que están en una eterna sonrisa sin importar lo que hagan, expresión coronada por sus contrastantes y expresivos ojos café oscuros.

Así como su primo el Husky, es una raza bastante sonora, de ladrido constante, por lo que hay que educarlo pronto a no “pedir” las cosas de esta manera, y a atender órdenes de silencio.

Si bien no se recomienda que vivan en lugares muy calurosos, recuerda que si la temperatura cambia y se eleva, no se deben rapar ni reducir en pelaje, pues las dos capas que tiene, y su color, lo aíslan naturalmente del calor.

Sin comentarios

    DEJA UNA RESPUESTA