Tortugas japonesas, la lenta y colorida invasión

Seguramente te ha ocurrido o a alguien cercano a ti: la viste en la tienda de mascotas o en la veterinaria, te pareció de lo más lindo y fácil de cuidar y la adquiriste: una tortuga japonesa.

Sin saber que ni son de Japón, ni son necesariamente adecuadas para un niño y, por si esto fuera poco, es considerada una de las especies invasoras acuáticas más importantes.

Empecemos aprendiendo que, dentro del orden de las tortugas, la familia Emydidae es la más grande y diversa con cerca de 95 especies en 33 géneros diferentes.

¿Dónde viven?

Los miembros de esta familia se distribuyen en el Continente Americano, Europa, noroeste de África y Asia. Principalmente habitan en los lagos y ríos, aunque algunas especies lo hacen en aguas pantanosas -como la tortuga espalda de diamante (Malaclemmys terrapin)- y algunas otras son terrestres.

La Tortuga de Orejas Rojas (Trachemys scripta elegans), también conocida como japonesa, aunque no es procedente de Japón, del género Trachemys, y al que pertenecen las tortugas más populares en América Latina y tal vez en el mundo. Es originaria de Estados Unidos, aunque en la actualidad sí es muy conocida en Asia como animal de compañía.

La tortuga japonesa, una invasora acuática en México

La liberación de Tortugas Japonesas es una respuesta rápida para quienes, como yo, fueron presa de compras mal informadas, apresuradas o impulsivas de estas especies, y las consideran un “regalo bonito” para niños, por su pequeño tamaño cuando son juveniles. No en vano, ninguna tienda vende tortugas adultas de estas especies, pues los potenciales compradores verían un panorama real y menos atractivo. Pero liberarlas puede ser un peligro.

Hoy en día la Tortuga de Orejas Rojas es considerada una de las especies invasoras acuáticas más importantes.

De acuerdo con la IUCN, la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, en su división de especies invasivas, Estados Unidos exportó más de 52 millones de estas tortugas solo entre 1989 y 1997, lo que, sumado a la fortaleza de estas especies para adaptarse a un nuevo medio, las hace un riesgo latente ante las especies nativas de cualquier parte del mundo en donde sean liberadas.

La tortuga en la CDMX

La Ciudad de México es un ejemplo de ello: hay un gran número de estas tortugas viviendo en lugares como el Lago de Chapultepec, el Parque Nacional Fuentes Brotantes y los Canales de Xochimilco, en donde además se suma a especies de peces no nativas, como la Carpa y la Tilapia, y están formando un grupo invasor que poco a poco ha ido terminando con especies endémicas muy importantes, como el increíble Ajolote.

Estudios como el difundido por el gobierno mexicano en su portal de biodiversidad, apenas en febrero de 2017, dejan en claro que especies como la tortuga japonesa tienen un potencial muy alto para establecerse como plaga en México y el resto de América Latina, aunque la solución para esto, aún se encuentra en las manos de los mismos consumidores.

Es cierto que son tortugas muy bonitas con un caparazón verde que con el tiempo se torna marrón con manchas amarillas, el plastrón es amarillo con manchas negras y la característica que le da uno de sus nombres, unas enormes manchas rojas detrás de su región auditiva.

Las más comunes

Si bien la T. scripta elegans es la más común de esta especie, también tenemos otras subespecies muy difundidas como animales de compañía, entre ellas están la T. scripta scripta y la T. scripta venusta.

Son tortugas muy nadadoras y les gusta salir a tomar el sol descansando en troncos o rocas que sobresalen de los cuerpos de agua, además presentan dimorfismo sexual (diferencias anatómicas visibles entre machos y hembras) muy marcado al alcanzar su madurez, por lo que es fácil saber si se trata de una tortuga macho o hembra.

Evita regalar Tortugas de Orejas Rojas, o Tortugas Japonesas, a niños, o familias que no conocen lo que implica tener un reptil de esta especie.

¡Difunde el riesgo que implica liberarlas y la responsabilidad que conlleva tener una!

Sin comentarios

    DEJA UNA RESPUESTA