Viajando en navidad con mascotas

Esta temporada de fin de año, de una u otra forma, es la época de mayor tránsito por tierra y aire, pues nos queremos ver, visitar, conocer. Incluir a nuestros animales es maravilloso, pero recordemos que los viajes no son iguales para todos.

Paco Colmenares

La idea es que todo sea placentero y sin complicaciones, pero debemos aceptar que la cantidad de gente planeando algo similar, siempre complica un poco las cosas si no se prevé con suficiente tiempo cada evento y lugar al que acudimos.

Antes que otra cosa, hay que calcular con absoluta objetividad cuáles de nuestros planes son benéficos y positivos para vivirlos en compañía de nuestros amigos animales, en función del bienestar de todos, y cuáles no.

Por ejemplo, quizá pasarás alguna fecha en una localidad diferente, con amigos o familia, y el hospedaje a donde llegues es perfectamente viable para que te acompañen tus mascotas, pero el día exacto del evento, el plan es acudir a un lugar público. En ese caso debemos pensar que nuestras mascotas se quedarán solos en una casa que no es la propia durante algunas horas, y su estrés se potenciará con el lugar extraño y los ruidos repentinos, como los fuegos artificiales que son tan comunes en estas fechas.

Si no te has detenido a pensarlo, hazlo. Y si lo has decidido ya, entonces pensemos en algunos pormenores:

De vacaciones con nuestra mascota

Los viajes por carretera suelen ser más largos y tediosos en estas fechas, así que considera siempre añadir de 50 a 70% extra del tiempo que se calcula en fechas normales. Es decir, ahorita mismo puedes usar un GPS para pensar que un viaje CDMX – Cuernavaca toma 1.5 horas, por ejemplo, pero esos días probablemente tome entre 2 y 3 horas el mismo trayecto. Esto es importante para calcular algunas paradas constantes, en lugares seguros y con recursos para todos.

Quizá por las fechas la temperatura del auto no te preocupe demasiado, pero el estrés del camino es un factor constante sin importar la época del año. Recuerda no sobreprotegerlos durante el trayecto si van ansiosos, y al contrario, felicitarlos y atenderlos cuando van más relajados.

Los viajes en avión, cada vez más abiertos a llevar mascotas, se reservan con más tiempo que lo regular, pues hay un espacio limitado para animales. No creas que por tener boleto para ti, automáticamente podrás llevar a tus amigos. Consulta con la aerolínea con suficiente antelación, y sé muy específico respecto a que llevas animales, y de qué características cada uno.

El destino y los invitados

Aún las mascotas más habituadas a la gente y los ruidos en casa, pueden cambiar su carácter cuando están en un lugar diferente. Considera acostumbrarlos desde antes a un lugar seguro, si es posible, y llevarlo contigo, ya sea una transportadora rígida, una maleta de viaje o una cama de bordes elevados. Será como llevarles un pedacito de casa hasta el lugar de fiesta.

Es posible que no todos con quienes compartas los festejos, sepan claramente cómo tratar a tus amigos. Sobre todo pon atención en la alimentación, pues las fiestas decembrinas abundan en alimentos peligrosos como chocolate, café, uvas y derivados, alcohol, ajo, cebolla, aguacate, pescado que puede tener espinas, pan con margarina y muchas carnes de proteína densa.

Es tu responsabilidad que no se alimenten de ellos, y no es culpa de los demás invitados no saber del todo cómo actuar, o qué les permites y qué no.

Como quizá hayas visto en videos en la red, algunos animales se tensan con la emoción exacerbada al abrir regalos, o la sorpresa de ver a personas con quienes no tienes tanto contacto durante el año. Mantente al pendiente de reacciones inesperadas.

Los perros suelen reaccionar cuando su humano es abrazado intempestivamente, o por comida que consideren que pueden obtener. Los gatos no son fanáticos de los gritos de alegría muy altos, o los movimientos repentinos.

Otras mascotas en la cena

Así como tú te encontrarás con amigos y familiares que quizá no frecuentas, ellos mismos podrían pensar en llevar mascotas también, y si eso no se calcula a tiempo, podría producir conflictos sociales durante los días en cuestión.

Pregunten sobre la sociabilidad de cada animal, y sean muy honestos. Puede ser muy cansado tener que cuidar a nuestros amigos toda la noche agarrados de la correa si se encuentran con otros animales con quienes no congenien.

¿Y si es mejor estar en casa?

Hoy en día hay muchas opciones de buenas guarderías, pensiones y lugares que pueden cuidar a tu mascota mientras estás de viaje. En la Guía Pet’s Life 2021, en la categoría Pet’s Weekend, puedes encontrar a los datos para los mejores servicios de CDMX y Área Metropolitana, incluido el ganador de este año, Nico’s Animal Care.

No descartes esta posibilidad, pues podría ser incluso más agradable para ellos, menos estresante, y al mismo tiempo tú disfrutarás más tranquilo el festejo a donde vayas.

Eso sí, verifica muy bien las credenciales del lugar, los permisos y la experiencia; y sobre todo, reserva con tiempo, porque también es un servicio muy socorrido por las fechas.

Sin comentarios

    DEJA UNA RESPUESTA