¿Tu gato se orina en tu cama? Podría ser por estas razones

Uno de los animalitos más limpios es el gato; sus platos y arenero siempre deben estar limpios o no los usará, además de acicalarse diario. Es un hecho que cuando un fan de la limpieza está haciendo donde no debe, algo malo está sucediendo, por encima del mero acto que es bastante desagradable.

A pesar de ser muy limpios y tener el instinto de hacer sus necesidades en un arenero, no son pocos los casos de gatos que utilizan la cama de su tutor como baño, por lo que debemos hablar del tema, entendiéndolo primero para encontrar la solución.

Cómo ve nuestra cama

Por un lado, están los gatos que acostumbran (y se les permite) subir a la cama, la cual es una enorme extensión de su propio lugar para dormir. Para ellos es el paraíso, es muy calientita y ofrece infinidad de escondites, además de estar impregnadas con el olor de su tutor. En lo sentimental, ellos lo asocian a casa, a estar en paz compartiendo con su ser querido.

Para los gatos que no tienen permitido o no acostumbran dormir en la cama de su tutor, este espacio es un lugar de aventuras y les resulta atractivo desde tenerlo prohibido. Cuando descubren esa nueva frontera, varios de ellos no serán ajenos a hacer del baño ahí, tanto para marcarlo como su territorio como por la tranquilidad que pueden percibir del lugar; no lo han usado para dormir, posiblemente sea un enorme arenero.

Cuando esto sucede, debemos tener muy claro que no es una venganza por no dormir en el lugar, ellos lo hacen por total desconocimiento y no les pasa por la cabeza que estén afectando a su tutor.

¿Por qué lo hace?

Este comportamiento no está exento de factores emocionales de tu gato, como el estrés, temores o depresión.

Algo no está diciendo el gato con sus actos. Lo primero que debemos considerar es si el michi está incómodo con el lugar en que se colocó su arenero o si regularmente está muy sucio para usarlo con gusto. Otro punto son los cambios que pudiera haber sufrido su arenero, como otro tipo de arena, aditamentos como cristales de absorción o de aroma, factores que pueden estarle desagradando.

Puede ser que se movió el arenero a un lugar ruidoso o de paso, en el que ya no se siente a gusto. Considera si más gente ha estado por el lugar que le interrumpa con su presencia un acto que gusta de hacerlo en privado.

¿Dónde colocar su arenero?

Una casa o departamento pequeño puede presentar problemas para colocar el arenero del gato y no movérselo, pues cada rincón está asignado para algo en específico. Una buena solución es colocarlo en la regadera cuando no se usa, así podrá tenerlo de fijo sin estarlo cambiando de lugar más que para usar la regadera por unos minutos. Además, no hay ruido y es un lugar privado que el gato amará.

Para esta solución es necesario tener esa puerta siempre abierta, pues de nada servirá si el gato encuentra bloqueado su camino al baño cuando lo necesite.

Ayúdalo a relajarse en su arenero

En tiendas de mascotas existen muchos difusores de olor a base de réplicas sintéticas de feromonas de gato, que actúan como neurotransmisores de su olor y fomentan la sensación de sosiego y bienestar en el gato. 

Proteger la cama de un “accidente”

Si sucedió el accidente no lo lastimes ni trates de reprenderlo, lo más seguro es que no entienda por qué tanto alboroto. Lava la zona de inmediato sin usar productos con amoniaco y trata de entender por qué llegó a ese acto.

Tu cama puede protegerse un poco colocando una manta que no le sea cómoda, como las isotérmica plateadas que hacen un efecto impermeable que le será molesto para ponerse cómodo.

Si todos estos tips no han dado efecto, es hora de ir con los expertos. Consulta a tiempo a tu médico veterinario.

Sin comentarios

    DEJA UNA RESPUESTA