Geniales avances en la medicina veterinaria

El aumento en la esperanza de vida de nuestras mascotas es producto de la evolución de la medicina veterinaria que ha adoptado técnicas que hace años sólo se veían en el ámbito humano.

Ma. Isabel Oyuky Martínez, V. M. Esp. Negocios Veterinarios

Cada vez con más frecuencia nuestros perros de raza gigante superan los 9 años, los de raza grande los 12 y los de raza pequeña llegan tranquilamente a los 15 o 18 años y nada es casualidad, desde luego se debe en gran medida a los avances que la medicina veterinaria ha tenido, así como, la calidad de los médicos veterinarios que buscan actualizarse y renovarse.

Anestesia inhalada

Un factor decisivo a la hora de proceder con una cirugía es el tipo de anestesia. Si bien su costo es un poco más elevado que el de la inyectada, la seguridad es mucho mayor; ya que proporciona al Médico Veterinario un mejor control de todas y cada una de las constantes y una recuperación al estado consciente mucho más rápida y pacífica.

Para pacientes geriatras, con algún tipo de problema cardiaco, respiratorio o alérgico, la anestesia inhalada hace posible un procedimiento quirúrgico seguro que puede salvar su vida o bien, darle una calidad mucho mejor. Ahora, pacientes de 15 años pueden ser intervenidos para una profilaxis o un retiro de masa; cuando hace una década era bastante arriesgado y muchos médicos preferían no proceder, comprometiendo así, el tiempo y calidad de vida de nuestras mascotas.

¿Y qué me dices del tiempo en el que te entregan a tu perro después de un procedimiento quirúrgico? Años atrás, los propietarios tenían que esperar horas a que el paciente pudiera ser dado de alta o en muchos hospitales, se acostumbraba a entregarlos aún dormidos, escenario demasiado riesgoso para ellos y donde la frase “no aguantó la anestesia” era terriblemente común.

Ahora, el uso de la anestesia inhalada hace posible que una vez terminado el procedimiento quirúrgico, en menos de una hora (dependiendo el paciente, desde luego), puedan salir caminado o ya camino a casa, completamente conscientes y seguros.

No importa si el procedimiento es muy sencillo, si tu mascota será sometida a una sedación general, recuerda que la anestesia inhalada es la mejor opción.

Monitores

El uso de monitores de todas las constantes médicas durante un procedimiento quirúrgico es sumamente importante, independientemente de la edad o condición de tu perro o gato. Estar pendiente del ritmo cardiaco, la temperatura, la respiración, etc.; antes, durante y después de la anestesia es la clave para priorizar los procedimientos, saber cuándo iniciar modo emergencia o prevenir perder a un paciente durante el proceso.

No sólo es saber si respira o no, o si se le puede estar asistiendo la respiración de manera manual durante el proceso. Es muy importante leerlo como un organismo completo, saber si el pulso se aceleró porque está teniendo dolor, porque se estimuló al moverlo o porque está comprometido el corazón; saber si al ser una operación en cavidad, está perdiendo temperatura y empieza un estado de hipotermia, o si por las horas de ayuno necesarias para poder intubar; está bajo de glucosa, y un amplio etcétera.

Recuerda que, durante una cirugía, el anestesiólogo es el mejor amigo del cirujano, asegúrate de que al menos tres médicos estén durante el proceso para que sean capaces de estar al pendiente de todos los signos vitales.

Si tienes dudas de cómo estarán operando a tu mejor amigo, pide al personal que te muestre el área de quirófano, que te expliquen el procedimiento detalladamente y que te responda todas tus preguntas antes de decidir realizar la cirugía ahí o buscar otra opción.

Manejo del dolor

Otro avance del que hemos sido testigos a lo largo de esta década, es el manejo del dolor, ya sea antes, durante y después de una cirugía o bien, si se trata de un dolor crónico en pacientes geriatras o terminales.

Actualmente tenemos una gama bastante amplia de analgésicos y antiinflamatorios que, al usarlos bajo receta médica, nos ayudan a darle una mejor calidad de vida a nuestros peludos. Desde los típicos que seguro hemos escuchado o administrado por orden del Médico tratante como el tramadol y meloxicam; hasta el uso en combinaciones con gabapentina, amantadina e incluso naturales como el CBD, que actualmente está cada vez más desarrollado, usado y comprobado su efecto.

Incluso en México, contamos con un especialista en manejo de dolor que mide actividad del sistema nervioso a nivel simpático y parasimpático de manera cuantificable, que nos proporciona un parámetro objetivo de la calidad de vida que nuestro perro o gato está teniendo.

En términos médicos veterinarios y como propietarios, es una maravilla porque nos permite ayudar de manera correcta a nuestros amigos peludos, sabiendo si presentan dolor durante sus días y noches y, sobre todo, cuánto tiempo más de calidad podemos ofrecerles antes de tomar decisiones difíciles, pero con todo nuestro amor.

Cada año la medicina avanza para beneficio de nuestros mejores amigos, donde nuestros Médicos Veterinarios cada vez están más preparados y pueden diagnosticar oportunamente, con diversas alternativas de tratamiento, promoviendo así, una mejor vida para sus pacientes, para nuestras mascotas, para nuestros compañeros y amigos.

Sin comentarios

    DEJA UNA RESPUESTA