Coaching con caballos

¿Son equinos especiales?

Las actividades de aprendizaje, psicoterapia o coaching asistido con equinos, se desarrollan en actividades a pie con los caballos. Muchos de los pacientes o clientes, después de vivir la experiencia, nos preguntan: ¿requieren de un entrenamiento especial?

Tanja Netscher, Escritora y fundadora de Revelaciones Equinas

Caballos de terapia

Hay que mencionar que casi todos los caballos son aptos para proporcionar actividades de aprendizaje asistido con equinos. La esencia de esta técnica se basa sobre la propia naturaleza de esta especie y su estructura social. Siendo animales de presa, poseen una sensibilidad extrema y son reactivos ante los estímulos de su entorno, cualidades que los hacen ídoneos para estas dinámicas.

Durante las sesiones de aprendizaje asistido con equinos, los caballos reflejan las emociones y los sentimientos de los pacientes. Es un principio básico para la concientización de los individuos que asisten a este tipo de sesiones; por lo que el uso de animales heridos o dañados puede distraerles o dar un mensaje equivocado.

El origen del enojo y la agresividad

Debo destacar que no es común encontrar caballos “peligrosos”, sino más bien existen factores que inducen una agresividad excesiva en ellos: un mal manejo por parte de los cuidadores; un dolor insoportable o incluso un miedo incontrolable, son algunos. Las personas que se dedican a las terapias, deben conocer (o por lo menos observar) a los equinos destinados a apoyar estas actividades, para así no arriesgar a los pacientes ni tampoco a los caballos.

Preparación de las manadas

La mayoría de los facilitadores que desean dedicarse al aprendizaje asistido con equinos, quieren “aprovechar” los ejemplares que tienen en su cuadra, sin uso o con poco desempeño físico; en tanto otros los consiguen ya grandes o incluso lesionados para darles una segunda oportunidad (y para no desembolsar una suma importante de dinero para conformar la manada de terapia).

El profesor Chris Rogers, de la Universidad de Massey, en Nueva Zelanda, afirma que los métodos modernos de entrenamiento deben proporcionar oportunidades apropiadas para que los caballos logren realizar, desde temprana edad; “un juego locomotor espontáneo, para optimizar el desarrollo óseo, y por ende, generar consecuencias positivas de largo alcance”.

Aunque sus estudios se enfocan más al desarrollo físico del caballo, observamos que aquellos que hemos criado especialmente para proporcionar sesiones de aprendizaje asistido, muestran una mayor sensibilidad y una comunicación no verbal más fina, reflejando mejor las conductas y sentimientos de los pacientes.

Desahogo

Por lo general, hemos comprobado que ejemplares inseguros se ven fortalecidos, afianzando su carácter con su labor como coterapeuta; por otra parte, los que son sumamente sensibles no pueden ser utilizados durante muchas sesiones continuas, y requieren de mayores espacios de descanso.

Hemos aprendido también que los de sangre caliente son más efectivos, debido a su mayor perceptibilidad sensorial que los de sangre fría. Por regla general, es mejor no sobrecargar a los terapeutas equinos: la mayoría de ellos aguantan hasta cuatro horas de sesiones continuas. En todos los casos, una forma adecuada de ayudarles a liberar los estímulos que no lograron descargar durante las sesiones, se logra proporcionándoles un espacio abierto lo suficientemente amplio con un suelo adecuado.

Conciencia y empatía equina

Tal vez no se consideran de alto desempeño físico, tal vez no requieren de un entrenamiento progresivo o complejo para fortalecer sus habilidades, sin embargo, los caballos que destinamos a las sesiones de aprendizaje asistido con equinos tienen sus cualidades y requieren de ciertos cuidados.

Existe una dimensión todavía desconocida y es imposible explicar a qué nivel y bajo qué circunstancias esta especie decide apoyar, reflejar, somatizar o incluso, entregar su vida para el bienestar del ser humano.

A través de las sesiones, se ha evidenciado cada vez más esta faceta “altruista”o “empática” del caballo. ¿Será o no consciente de lo que hace? Lo que sí me ha quedado claro, después de tantos pequeños milagros presenciados en las pistas de terapias; que esta especie se pone al servicio del hombre, sin medir las consecuencias de lo que este esfuerzo representa para su propia salud.

Sin comentarios

    DEJA UNA RESPUESTA