Afrontando la vejez en invierno

El paso del tiempo es inevitable, pero no tiene que sufrirse si estás preparado. La edad avanzada, aún en tiempos de frío, puede ser una etapa feliz.

MVZ Samantha R. Hay-Parker Freyermuth

A veces la vejez en nuestros perros y gatos parece llegar sin avisar. Y justo en el punto en que nos damos cuenta que nuestro compañero ha envejecido, todo comienza a pasar muy rápido; las canas parecen multiplicarse exponencialmente, deja de correr, brincar, juega distinto, camina lento y empieza una serie de visitas al veterinario con la frecuencia que nunca antes había necesitado. Aristóteles decía que la enfermedad es una vejez accidental y la vejez una enfermedad natural, y seguramente se refería a todos estos cambios físicos y psicológicos que acompañan a un individuo con los años.

Padecimientos de edad avanzada

El padecimiento más común en perros y gatos viejitos, es artrosis, una enfermedad degenerativa de articulaciones que provoca dolor, disminución de movimiento e inflamación articular. Las épocas de frío son particularmente dolorosas, ya que el frío puede provocar mayor rigidez y fricción en el cartílago, y por tanto, dolor al bajar la temperatura. Así también, el descenso de la presión en invierno, puede aumentar el dolor en aquellos animales que padecen enfermedades articulares.

Los primeros cambios observados en animales con dolor son: disminución en la movilidad y falta de apetito. Estos factores primarios pueden provocar más problemas, como atrofia muscular, mayor tiempo de retención de orina que predispone a infecciones de vías urinarias, úlceras, gastritis y estreñimiento.

La ciencia por mejorar la vejez

Afortunadamente la ciencia nos ha permitido retrasar los inevitables cambios producto de la vejez y nos ha regalado años de calidad, libres de dolor y sufrimiento con nuestros perros y gatos. Este regalo conlleva responsabilidades como rutinas, modificaciones en el hogar e invertir en ese compromiso que hicimos con aquél amigo que nos da su vida llena de amor, compañía y fidelidad.

Por lo anterior es que debemos observar todos los cambios de comportamiento de nuestros viejitos, especialmente en la temporada de frío, y de igual manera cuidar desde el tipo de cama que se les debe proporcionar, hasta las diferentes opciones de tratamiento para mitigar el desgaste, dolor e inflamación.

Recomendaciones contra el frío

Por ejemplo, es fundamental que cuente con una cama que sea lo suficientemente suave como para darle comodidad a sus huesos sobresalientes, pero también lo suficientemente firme para poder levantarse.

Para mantener sus articulaciones calientes, es conveniente tener un suéter o capa que proteja de cambios bruscos de temperatura, sobre todo cuando tiene que salir a hacer sus necesidades. Pero si la temperatura dentro de casa es buena, no se lo dejes todo el tiempo, ya que lo podemos predisponer a problemas en la piel producto de la humedad y su deficiente respuesta inmunológica a distintos patógenos (bacterias y hongos). También existen protectores articulares ortopédicos. Su función es preventiva, permitiendo retrasar el desgaste articular, y terapéutica, de bido a que consigue aliviar y acelerar el proceso de recuperación de las lesiones.

Estos soportes les darán una mayor estabilidad y mantendrán la articulación caliente, así se favorece la oxigenación y circulación de la zona afectada, reduciendo dolor e inflamación y contribuyendo a una mayor calidad de vida. También se puede recurrir al ácido hialurónico, o alternativas farmacológicas, como antinflamatorios no esteroideos de nueva generación con muchos menos efectos secundarios y acción más directa en zonas de dolor.

Tratamiento con fármacos

Por otro lado, una nueva alternativa más natural y con buenos resultados es el tratamiento con Cannabidiol (CBD), este tratamiento reduce la presencia de células inflamatorias e inmunes vinculadas a la artritis. Finalmente, las visitas al veterinario son fundamentales para advertir la necesidad de tratamientos para mitigar dolor. Hoy en día existen diversos productos específicos para el cuidado de padecimientos crónicos que serán una gran diferencia en la calidad de vida de nuestros compañeros.

Sin comentarios

    DEJA UNA RESPUESTA