Él es el Cacomixtle

Brenda A. Tinajero Jiménez, Exotic Pet Medical Center

¿Conoces a un animal que parece mitad gato, mitad mapache? En la ciudad habita una criatura que algunos confunden con un minino, pero al ver su larga y peluda cola con franjas negras y blancas, piensan que es un mapache, e incluso los que sólo aprecian su cola suponen que es un lémur de cola anillada.

Lo cierto es que se trata del Cacomixtle, un pequeño mamífero también conocido como “rintel” que aunque parece un gato, no lo es, pues pertenece a la familia Procyonidae, misma de los mapaches y los coatíes.

Una criatura muy especial

Se caracteriza por su pelaje color castaño, su vientre blanco y cola anillada, la cual es más larga que su cuerpo, llegando a pesar de 700 gr hasta 1.5 kg. Es además un escalador experto gracias a que puede girar su tobillo ¡más de 180º! Esta habilidad para trepar de manera ágil, le permite esconderse con facilidad, por lo que difícilmente podrás verlo, pero sí escucharlo, ya que emite una gran variedad de sonidos como cliqueos, chirridos y ladridos.

Vive en los bosques, oculto en su madriguera, ya sea en las hendiduras de las rocas o en los huecos de los troncos. Es de hábitos nocturnos y su alimentación es omnívora, ya que además de plantas, frutas y vegetales, también come insectos, aves pequeñas, roedores y lagartijas. En edad adulta es solitario y sólo se juntará con una pareja en época de apareamiento, que es a finales del invierno y primavera, así los bebés llegarán de abril a julio. Al nacer, sus crías pesan unos 24 gr, crecen al cuidado de sus papás hasta los cuatro meses de edad, que es cuando son destetados y están listos para vivir solos.

100 % mexicano

Es endémico de México y se encuentra en varios estados, desde el norte del país hasta Puebla, Oaxaca, Tlaxcala, Veracruz, CDMX y el Estado de México, incluso en el sur de Estados Unidos y hasta Panamá. Actualmente existen dos especies conocidas por la región que habitan, que son el Cacomixtle norteño (Bassariscus astutus), que es más citadino; y el Cacomixtle tropical o del sur (Bassariscus sumichrasti), que se distingue por ser más pequeño y de color oscuro; desafortunadamente esta última especie está en peligro de extinción por la destrucción de su hábitat.

La importancia del cacomixtle

Lo es no sólo porque forma parte de la gran biodiversidad de nuestro país, sino por las funciones que cumple en los ecosistemas. La primera es que es considerado como dispersor de semillas, porque las transporta, ya sea en su pelaje o al alimentarse (en sus desechos), y gracias a ello pueden crecer plantas en ambientes que de forma natural no sería posible, permitiendo que el ecosistema se regenere y siempre haya vegetación.

Otra función es que al comer insectos y ratones se evita la formación de plagas. Por último, pero no menos importante, es que forma parte de la cadena alimenticia, siendo alimento para otros animales, como búhos, zorros, coyotes, mapaches y linces.

Así que si llegas a ver uno, no sólo deberás sentirte afortunado de encontrarlo, sino ¡de cuidarlo y protegerlo!

Sin comentarios

    DEJA UNA RESPUESTA