¿Cómo alejo a mi gato de la cocina y mesa mientras comemos?

Esther Garcilita, La Gatería TV

¿Tu micho invade ese recinto sagrado cada vez que preparan algún alimento o sencillamente cuando se le pega la gana? Calma; aquí te explicamos cómo hacer para que deje de hacerlo (y todos contentos).

Una preocupación común de quienes viven con gatos es cómo evitar que se suban a la mesa del comedor y a los muebles de la cocina. Sin duda son animales muy curiosos, con grandes habilidades para saltar y acceder a lugares elevados, y encima tienen muy buen olfato. (Aunque si tienes más de tres o cuatro mininos, puede que esta cuestión ya no te importe o al menos, no te moleste tanto).

Nuestra experiencia

El tema de los gatos sobre la mesa, husmeando por comida, era algo que teníamos muy controlado… hasta que llegó el gato número siete a nuestra familia. Nuestro Gatito Bebé (a quien extraño todos los días), metió el desorden, y gracias a su gran tenacidad logró que, por cansancio, lo dejáramos sentarse de vez en cuando en la mesa del comedor. Así, Manzana (la matriarca de mi familia gatuna y mi favorita), aprendió que era posible “entrenarnos” para que la dejáramos hacerlo también, y así fue. Cedimos, y de ahí en adelante se fueron relajando las reglas. ¡Tal vez ya era tiempo de acostumbrarnos a las huellitas en la mesa!

Sí, pero ¿cómo hago para que no se suba el mío? Los consejos

Aunque los gatos sean de interiores, aun así pisan el suelo y hacen sus necesidades en el arenero. Y claro, las cubren con sus tiernas patitas… que luego colocan justo en donde preparas y consumes tus alimentos. En casa, hemos logrado evitar que esto suceda al menos mientras comemos (que ya es ganancia).

Estos son algunos consejos que funcionan algunas veces -como cualquier consejo que tenga que ver con gatos-, y el método es pura lógica.

1. Alimenta a tu gato antes que a ti.

Si le das comida con horario, llena su pancita antes que la tuya. ¿Vas a darle alguna ración de comida húmeda?, hazlo antes de que los humanos se sienten a la mesa. Verás que estará más tranquilo y menos ansioso de trepar con la barriga llena.

2. Retira cualquier “diversión” de la mesa.

Quita saleros, floreros, vasos, llaveros o cual quier cosa que pueda tentarlo y que pudiera resultarle entretenido para tirar o jugar. Y que cuando suba, no encuentre nada especial ahí.

3. ¡No dejes restos de comida a la vista!

Y por supuesto, guarda rápido los sobrantes en el refrigerador. Levanta la mesa, limpia la estufa, y no dejes platos sucios en la tarja de la cocina. Recuerda que tu gato tiene un olfato increíble. 4. Sé firme y consistente. Siempre que tu michi suba a la mesa, dile ¡NO! con voz firme y bájalo.

Jamás lo acaricies ni le des una probada de tu comida, porque seguramente lo tomará como un signo de aprobación. 5. Protege las superficies. Al igual que para alejarlo de un sofá que quiere rascar, puedes poner papel aluminio o cinta adhesiva de doble cara sobre la superficie a proteger. Son texturas y sensaciones que no le gustan a la mayoría de los felinos y que podrían disuadirlo de buscar diversión en otro lado.

¿Tienes más ideas?

Compártelas en nuestras redes sociales. Cada semana te presentamos un video nuevo con tips para tener un gatito feliz y saludable.

Sin comentarios

    DEJA UNA RESPUESTA