Tortuga pecho quebrado, una vecina de Xochimilco

La tortuga pecho quebrado es una especie endémica de México y aunque su nombre sonaría a debilidad, ella completa es una fortaleza andante.

Cada especie cuenta con su propio mecanismo de defensa ante los depredadores o dificultades de su contexto. La tortuga pecho quebrado mexicana (Kinosternon integrum) está cubierta con un caparazón duro que se cierra casi herméticamente. Podría parecer un submarino acorazado navegando en los canales de Xochimilco

También conocida como “casquito”, es endémica de México y en la CDMX podemos encontrarla nadando en Xochimilco y zonas con pequeños humedales, como el de San Juan de Aragón. Si viven cerca de cuerpos acuáticos temporales, las tortugas se entierran en el lodo durante la temporada seca y esperan ahí hasta las próximas lluvias.

¿Por qué se llama así?

Su nombre se basa en que su pecho se divide en tres secciones llamadas plastrones que funcionan como compuertas. Cuando se siente amenazada o se entierra en el lodo, esta tortuga se esconde y cierra sus plastrones de modo que nadie pueda abrirlos. Si te la encuentras a orilla de un lago parece una roca más.

Su alimentación es más carnívora que herbívora, come principalmente peces, insectos y pequeños moluscos. Aunque por la reducción de su hábitat en zonas urbanas, las tortugas pueden comer carroña u otros reptiles más pequeños.

Cuidémosla mucho

La tortuga de pecho quebrado está bajo protección especial por la amenaza de cacería; en mercados del Estado de México existen locales que venden sopas con su carne; y sus caparazones se utilizan para hacer adornos.

También es robada para vender como mascota, pero viven muy poco en cautiverio; esta especie es muy escurridiza y si logra escapar buscará un lugar donde enterrarse.

Si logra enterrarse, esperará bajo tierra para ir a un estanque cercano durante la temporada de lluvia, aunque en la ciudad es muy limitado el éxito de su escape.

Sin comentarios

    DEJA UNA RESPUESTA