Un hábitat para mi loro

MVZ Laura Martínez León, Exotic Pet Medical Center

Idealmente debe ser lo más amplio posible, de líneas rectas para que escale y haga ejercicio, con juguetes especiales para aves para evitar que se aburra. Mínimo debe ser dos veces el largo de tu ave con las alas extendidas (y ya hay modelos con “área de juegos” en la parte superior).

Debe contar con al menos tres perchas (de madera y diferentes grosores) por ave: cámbialas de lugar una vez al mes para darle variedad, y lávalas una vez a la semana.

Quizá las destruya: es natural, así que renuévalas periódicamente. Su comedero y bebedero deben ser de metal o cerámica. Necesitará exponerse a diario al sol directo (puedes usar un foco UVB) mínimo 4 horas al día, con opción a sombra y agua disponible.

Pon su jaula lejos del baño o la cocina: al ser más sensible, los olores y aromas pueden irritarlo. Evita cambios bruscos de temperatura y corrientes de aire para prevenir problemas respiratorios.

Si es una especie de clima cálido, coloca una fuente de calor externa o humidificador en su hábitat.

Sin comentarios

    DEJA UNA RESPUESTA