Disfruten del clima veraniego dentro o fuera de la ciudad

Erika Anaí Flores Serrano / Paco Colmenares Prado, Jefe de comunicación, Koncientizando

Ha llegado el verano, con él las vacaciones y ya se siente el calorcito propio de la temporada. Las actividades que puedes hacer con tu can en esta época son varias y te aseguramos que ambos podrán seguir creando lindos recuerdos. Aquí te dejamos algunas sugerencias.

¡Vámonos a la playa!

Sin duda el verano es la estación favorita para muchos, y para la mayoría suele representar descanso. Es donde generalmente, harás lo posible por programar o hasta improvisar actividades fuera de lo cotidiano que te permitan recargar energías, desestresarte y prepararte para nuevos ciclos, sobre todo después de esta complicada etapa que todos, sin excepción, hemos vivido tras una cuarentena encerrados en casa. A diferencia de lo que muchos creen, la presencia de mascotas en zonas turísticas como la playa no es algo nuevo. De hecho, antes de que se desarrollaran las grandes cadenas hoteleras la mayoría de los hospedajes permitían la entrada de perros y, en menor proporción gatos. Así que vendedores, restauranteros y personal que ahí labora están acostumbrados al trato y manejo de mascotas.

Sin ir más lejos: ¡Splash! ¡Al agua!

¿No puedes salir de vacaciones? También se divertirán. Eso sí, evitar un golpe de calor es crucial en esta época y qué mejor que hacerlo de una manera divertida. Puedes comprar una alberca inflable pequeña, llenarla de agua y pelotitas. Juega con tu can para que entre y salga de la alberca lanzando un juguete al interior y pidiéndole que te la entregue. Otra opción es jugar con la manguera de agua en el jardín. Necesitarás una botella de plástico a la que le harás pequeños hoyos para que el líquido salga como si fuera un aspersor. Fija la botella con cinta adhesiva a un extremo de la manguera y listo. ¡Tu perro amará refrescarse de esa forma! También puedes bañarlo al aire libre utilizando shampoos caninos de aromas tropicales. Asegúrate de darle un suave masaje en el cuerpo para que la experiencia le sea más agradable.

Escápate al campo

Una de las opciones que más vendrá a tu mente para salir de la rutina urbana y explorar otro lado de tu naturaleza es, justamente, entrar en contacto con un ambiente más natural, con menos turismo desenfrenado y servicios desarrollados. ¡Váyanse de picnic! Lo primero que debes hacer es elegir un lugar tranquilo que se preste para esta actividad, ya sea algún área de ecoturismo o un parque. Selecciona alimentos saludables para tu perrito: ir de picnic no debe ser pretexto para darle comida chatarra o cosas que no debería consumir. Puedes organizar una play date e invitar a otros canes, hacer caminatas y jugar a lanzar la pelota. En la actualidad hay muchos lugares donde estar con tu mascota no es un problema, e incluso puedes viajar con él en canoa (como en la Huasteca). Asimismo puedes visitar algún campamento.

De paseo por un gran parque

¿Acaso no acudes con frecuencia al parque con tu amigo canino? ¿Hay algo de especial en ir al parque en verano? Más bien hablaremos y te invitaremos a otro tipo de parque al que puedes acudir en esta temporada y que es más fácil planificar: se trata de los parques nacionales. Bajo esta denominación se encuentran las zonas de reserva ecológica con permiso para el turismo que cuentan con una extensión de terreno mayor a la de un parque de la colonia, y suelen tener diversos servicios extra, como alimentos o juegos. La ventaja de este tipo de paseos es que aunque probablemente tomen más de medio día en coche, no implica una planeación importante en términos de hospedaje, carretera y aislamiento total de las zonas urbanas, pero sí suelen estar más hacia las orillas de las grandes ciudades, así que experimentarán la lejanía y el cambio de rutina que en un plan más corto. ¡Unas minivacaciones geniales!

¿Qué tal una carrera de obstáculos?

Escoge un espacio amplio al aire libre en el que puedas colocar algunos obstáculos, o un parque canino que los tenga. Aunque para realizar estos ejercicios deberás entrenar a tu perro, la ventaja es que puedes utilizar objetos de tu casa o fáciles de conseguir. Por ejemplo, un hula hula, conos, túneles (fabrícalos con cajas), rampas, una alberca o aspersores. Cuando tu canito se adapte, alterna el orden de los obstáculos para aumentar la diversión. Pero si el agility no es lo suyo, la ventaja del hermoso clima veraniego es que las mañanas no son frías, así que puedes hacer una rutina para correr con tu amigo en algún parque. Eso sí, si no están acostumbrados a hacerlo, háganlo poco a poco. Incluso pueden alternar la caminata con el trote. Esta actividad hará que los dos tengan un estilo de vida más saludable. Una alternativa para los que prefieren el ejercicio de baja intensidad, es colocar un tapete para hacer ejercicio en el pasto y practicar doga juntos. Hay una posición que se llama Corazón-Perro-Mudra, en la que debes colocar una mano en donde se localiza tu músculo cardiaco y otra en el de tu perro. De esa forma se fortalece su relación. ¿No es maravilloso? Busca también el espacio ideal para lanzar objetos. Algunos juguetes de hule, además de rodar, rebotan, por lo que atraparlos se vuelve toda una odisea para tu lomito. También puedes usar el clásico frisbee o una pelota de tenis. Esta actividad, además de fortalecer el vínculo entre ustedes, hará que tu peludo esté en forma y más sano. Pero no realices estas actividades al mediodía para evitar que la intensidad del sol dañe a tu amigo o se le quemen sus huellitas.

Disfruta la ciudad

Refrescarse también puede ser delicioso. Existen diversas marcas que ofrecen helados elaborados con ingredientes especiales para perrunos y sabores que les fascinan. ¿O por qué no hacer tus propias paletas de hielo? Una receta muy sencilla es cortar algunos cubos de sandía y meterlos al congelador. Una vez listos, puedes dárselos de postre después de jugar. ¿Prefieres comprarlo? Neverías como Frody ofrecen opciones para humanos y pet friendly. El verano y su sol brillante traen nuevas posibilidades para divertirte con tu perro. No olvides supervisar contantemente a tu can mientras realizas alguna de estas actividades y sobre todo, ¡toma muchas fotos para luego recordar y compartir los momentos más divertidos!

Sin comentarios

    DEJA UNA RESPUESTA