Los anfibios: en peligro de extinción

Brenda A. Tinajero Jiménez, Exotic Pet Medical Center

¿Alguna vez visitaste algún lago cuando eras niño? Y si te quedabas mirando fijamente la superficie, había pequeños animales moviéndose, parecían peces pero algunos ¿tenían patitas? Seguramente eran renacuajos, que posteriormente se transformaron en hermosas ranas.

Las ranas son anfibios, pero ¿qué son los anfibios? Son un grupo de animales con piel lisa y delicada, sin protección de escamas, plumas o pelo, tienen glándulas que producen un moco que los protege, necesitan vivir en lugares húmedos y algunos respiran por la piel. A este grupo también pertenecen los sapos, las salamandras, los tritones y las cecilias.

Su posible extinción

En México ¡hay 390 especies!, muchas son endémicas, esto quiere decir que sólo se encuentran de manera natural en nuestro país. Desafortunadamente, alrededor del 53 % están en peligro de extinción, lo que significa que la mitad de los anfibios están desapareciendo. 

Esto se debe sobre todo a la deforestación, ya que al destruir su hábitat estos animales no tienen dónde vivir. Aunque no es la única razón, también influye el cambio climático, la contaminación y las enfermedades propias de los anfibios.

Pero tal vez te preguntes por qué son tan valiosos. La razón es que son muy importantes en la cadena alimenticia, no sólo como alimento para reptiles o aves, sino que a su vez se alimentan de insectos, sirviendo como un control de plagas natural. 

Además, su existencia indica la calidad del daño o restauración que existe en un ecosistema, ya que son bastante sensibles a cambios ambientales como la temperatura, la frecuencia con la que llueve o la calidad del agua, por lo que su ausencia indica que las cosas no van bien en ese ambiente. 

El ajolote, orgullosamente mexicano

Aunque por fortuna no se ha reportado la extinción de algún ejemplar mexicano, muchos se encuentran en estado crítico y próximos a desaparecer. Quizá el más famoso y conocido en México sea el ajolote, que vive en los lagos y canales de Xochimilco.

Es célebre por su gran capacidad de regeneración, pero por desgracia es  considerado dentro de las especies en peligro de extinción. Si bien existen más especies de ajolotes, algunas también se encuentran amenazadas, con peligro de desaparecer a corto plazo, mientras que con otras más se continúa trabajando para conservarlas y recuperarlas. ¿La causa de su desaparición? La contaminación en las aguas de Xochimilco.

Otros anfibios mexicanos en estas circunstancias son la rana de Moore, la rana de Tláloc, la salamandra saltarina negra. Tristemente a ellas se suman muchas otras especies en el mundo, ya que este problema no sólo sucede aquí, sino que es a nivel mundial.

Para evitar su extinción se deben hacer investigaciones acerca de qué ejemplares requieren una protección inmediata y con esto tener una mejor estrategia de conservación. Pero esto no sólo es tarea de los investigadores, todos podemos participar: siendo responsables con el ambiente, ahorrando agua, generando menos basura y un sinfín de actividades más.

Sin comentarios

    DEJA UNA RESPUESTA