Rescatando alas para dejarlas volar 🦜

Quizá alguna vez te encontraste un ave en el piso y no supiste qué hacer. Para ello Rocío, la guía en Twitter, te da tips. Su misión es dar una nueva oportunidad a las aves que lo necesitan y concientizar a la gente sobre la importancia de hacerlo. Esto es lo que nos contó al respecto en Pet’s Life.

El primer amor

Me enamoré de las aves con mi primer rescate a los seis años. Un polluelo cayó de su nido, lo rescatamos y lo llamamos Piolín. Sólo convivía con nosotros, y si llegaba alguien más se escondía en su jaula. Tenía un tractocamión a escala al que le gustaba subirse, ¡incluso pedía que lo empujáramos! 

Suzume, la inspiración

También se cayó del nido y me pidieron la cuidara, porque era muy bebé. Tenía pocos días y ni siquiera tenía plumitas. Era súper chistosa, aprendió a elegir papelitos para “leer” el futuro y le decíamos: “¡Adivíname la suerte!”. Le hice una cuenta en Twitter, la gente le preguntaba algo y ella sacaba papelitos. En el Mundial indicaba quién ganaba o perdía. 

Poco a poco incorporé tips sobre el cuidado de aves y se volvió popular. ¡Suzume era muy querida por todos! Cuando falleció hicimos una dinámica en donde nos apoyaron simbólicamente dejando alpiste en algún parque o en sus casas. Ella fue muy especial.

Una oportunidad para volar de nuevo

Desde entonces me he hecho responsable de tres colibríes y ocho pájaros. La recomendación: si te encuentras un pajarito, ponlo en su nido o déjalo a salvo donde lo encontraste, y espera una o dos horas a que vuelvan los papás. Ahorita estoy cuidando a Grace y Hope (sus padres no volvieron); su cuenta en Twitter es: @Suzu_la Pajarito. 

Rescatar y liberar

Me llegan muchos mensajes porque en México no hay tanta información al respecto. Durante abril y mayo, los pajaritos empiezan a volar y casi siempre los gatos los atacan. Aunque no haya heridas externas, recomendamos los revisen, limpien y lleven con veterinarios especialistas que ya tenemos ubicados. 

Si son polluelos, las primeras dos semanas deben alimentarlos cada hora. Los colibríes necesitan una jaula especial para que aprendan a volar, busquen su alimento y cacen mosquitos. Los adultos necesitan alimento acorde a su especie, hidratarlos y liberarlos (ojo: un colibrí en cautiverio no sobrevive).

Si tiene el ala lastimada, hay que hidratarlos; según la especie, damos indicaciones. Valoramos cada caso y sugerimos liberar a las aves o quedárselas, pero sin encerrarlas en jaulas, eso no es vida. 

Aves, una gran compañía

¡Son muy inteligentes! Cuando abría el refri, Suzume se acercaba para pedir queso (de sus favoritos). Y sabía su nombre: al llegar a casa decía “Suzume, ven”, y ella volaba directo hacia mí.  

Me da gusto que las personas se están dando cuenta que las aves importan. Ahora en la contingencia observan a las que hay a su alrededor, cómo pían, y preguntan qué darles de comer o cómo hacer para que se acerquen.

Son esenciales: sin ellas y las abejas, se interrumpiría un ciclo importante. Y nos dan una gran lección de vida, que es no rendirnos porque siempre podemos volver a volar. 

Sin comentarios

    DEJA UNA RESPUESTA