Atiende a tiempo un mal comportamiento

Muerde cosas, no camina a tu lado cuando salen a dar un paseo u orina por toda tu sala y muebles. No te preocupes, es normal, un can necesita que le dediques tiempo, sobre todo, que le muestres que es o no correcto que haga, pero no de forma agresiva, te proponemos soluciones que pueden darle fin a malos hábitos.

Comportamiento canino: Jalar la correa

Seguramente lo has vivido, sales a pasear con tu compañero y va de un lado a otro intentando oler cada pequeño objeto que se encuentra a su paso, por lo que todo el paseo es una prueba de equilibrio para no tropezar con la correa.

Parte del problema, aseguran los expertos, inicia desde antes de comenzar el paseo a través de frases como “vámonos a la calle”. Expresan que a través de este tipo de frases se invita al caos y la locura.

Una de las soluciones es poner la correa en silencio, una vez que tu perro haya caminado un rato por la casa con la correa sal a caminar con él. Tiene que haber un tiempo considerable entre el poner su correa y salir a la calle.

Comportamiento canino: Masticar objetos de valor

Que pasa después de que te quedas sentado mucho tiempo y lo único cercano a ti es una pluma, en poco tiempo te sorprenderás moviéndola de un lado al otro. Los perros pasan por la misma situación, en caso de que no tengan juguetes o que no interactúen contigo de otra manera, lo que harán es jugar con lo que encuentren cerca.

El secreto para ponerle un alto es, simplemente, jugar con él, lo que ayudará a estimularlo mental y físicamente, así estará demasiado cansado para intentar destruir tus audífono.

Comportamiento canino: Orinar dentro de casa

Más que decir “¿por qué mi perro hace eso?” pon manos a la obra para remediarlo. En caso de que orine dentro de casa aún cuando ya dejó de ser cachorro, debes primero llevar a tu amigo a un veterinario, ya que un gran número de veces puede ser un problema de salud.

La solución, si está descartada una enfermedad, recae en el entrenamiento. Lo importante es limitar el acceso a los puntos que tu compañero usa de baño. Una vigilancia constante en los primeros meses es necesaria, en cuanto observes que tiene ganas de ir, lo único que debes hacer es mostrarle el camino correcto. Recuerda hacerle saber que está bien cuando vaya al lugar correcto.

Lo único que tiene que ver tu can es que deseas que orine en otro punto, evita tener conductas agresivas, de lo contrario sólo tendrá miedo, más allá de descubrir que lo que hace está mal.

Sin comentarios

    DEJA UNA RESPUESTA