¿Es sencillo integrar un nuevo gato en casa?

La llegada a casa de un nuevo gatito es un acontecimiento especial y excitante para toda la familia… ¡menos, probablemente, para tu gato adulto!

 

 

No importa lo bueno que sea, tu gato sigue siendo un gato, y por lo tanto es territorial por naturaleza y conoce su lugar dentro de un estricto orden de jerarquía. La llegada de otra preciosa bola de pelo a su territorio podría desencadenar todo tipo de reacciones negativas:

  • Celos, porque el recién llegado atrae de repente toda la atención.
  • Malestar, porque los gatos son especialmente quisquillosos con la limpieza de su bandeja.
  • Agresión y mal humor, porque un irritante jovencito se empeña en estar encima de él a todas horas.
 Sin embargo, con un poco de planificación, psicología y consideración, puedes hacer que el proceso de adaptación sea relativamente tranquilo, y sentar las bases para conseguir la relación de amistad que toda familia desea cuando tiene dos gatos conviviendo en casa.

Los gatitos de Juana Torres

Tal es el caso de Juana Torres Ezcurra, que comparte una linda imagen de sus gatos tumbados en el sofá.

“ Son Neko y Neska. Primero llegó a casa Neko, un precioso y redondo gato British blue, tranquilo y bueno. A los dos años nos encontramos con una gatita blanca huérfana, en el pueblo de Lérida en el que veraneamos. Llegó a casa y Neko tuvo gran paciencia, porque no siempre es fácil que convivan dos gatos que llegan en distintos momentos a una casa”, comenta la autora de la imagen.