¿Es una buena idea regalar mascotas?

¿Estás listo para una mascota? Antes de sorprender a tu familia obsequiando una en temporada navideña, ten en cuenta los siguientes consejos para determinar si todos están preparados para asumir la responsabilidad de cuidarla.

Lo has visto en las películas: la dulce y pequeña Emily espera ilusionada la noche de Navidad a su nuevo cachorro, quien la espera sentado pacientemente debajo del árbol con un gran lazo rojo. Despierta y corre a abrazarlo y él la recibe con un gran lengüetazo, augurando que ambos vivirán felices para siempre…

Aunque sería genial que tales sorpresas funcionasen bien, a menudo no es el caso. Más bien Emi, de 6 años, es demasiado pequeña para saber la responsabilidad de cuidar a un ser vivo; no será raro que llore cuando Puppy destruya su juguete favorito o incluso la muerda accidentalmente mientras juegan. ¿Qué ocurrirá? Sus padres se enojarán, lo subirán al automóvil y lo dejarán “por ahí”, como ocurre con millones de perros y gatos abandonados cada año.

Para que ello no ocurra, considera estos consejos:

¿CUANTOS AÑOS TIENEN LOS NIÑOS DE LA CASA?

Diferentes mascotas son apropiadas para diferentes edades. Un niño no será capaz de asumir la responsabilidad de cuidar de un gatito. Pero un conejillo de indias (cuyo, cobayo), es más fácil de cuidar, aunque serás responsable de cómo lo manipula y de alimentarlo y asearlo tú mismo.

Y aunque a todos los pequeños les gustan los animales, no todos (o sus padres) quieren tenerlos en casa; contrario a la creencia popular, no es tan cierto que cada niño quiere o necesita un perro. El hecho de que les guste jugar con el can de la casa de la abuela no significa que esté listo (o quiera) hacerse cargo de tiempo completo.

Usa las siguientes pautas al elegir animales para ellos:

Menores de 3 años: presenta al bebé las mascotas de su entorno; si no tienes, recuerda que los bebés son demandantes y no será apropiado traer una nueva en este momento.

De 3 a 5 años: las tortugas pueden ser una buena opción, solo supervisa las interacciones para que no muerdan. A los niños les gustará ver cómo corren cuando se acerca su comida o como suben arriba de las piedras de su hábitat. Pueden ayudar a dar el alimento y verduras picados por los papás en su plato, siempre bajo vigilancia.

De 5 a 8 años: Elige roedores o peces. Los chicos pueden ayudar a limpiar las jaulas con tu ayuda, y serás responsable de verificar que tengan comida y agua, o que las jaulas estén aseguradas para que no caigan de alguna mesa o estante.

De 8 a 13 años: tu hijo ya está listo para la responsabilidad de un perro, gato o conejo. Puede ayudar a alimentarlo, pasearlo (si es perro), limpiar la jaula o arenero; pero siempre asegúrate que la mascota tenga todo lo que necesita; es posible que se le olvide alimentarla, por ejemplo. Las clases de adiestramiento canino son una excelente oportunidad de aprendizaje para los niños.

De 14 a 17 años: a esta edad hay más actividades escolares o deportivas y menos tiempo para pasar con una mascota. Las aves o los acuarios son buena opción. Recuerda que te harás cargo al 100 % una vez que se vaya a la universidad.

¿SORPRENDERÁS A UN SER QUERIDO CON UNA MASCOTA? PIÉNSALO OTRA VEZ

Los animales son maravillosos, pero requieren mucho cuidado y son un compromiso a largo plazo (más de 12 años), sin mencionar el desembolso financiero involucrado.

Costo. Esto a menudo no se piensa, sólo la compra de platos, collar o correa. El mantenimiento de un gato cuesta de 6.000 a 8.000 pesos por año, y de un perro pequeño o mediano de 8.000 a 10.000 (más grandes aún más), sin contar asistencia veterinaria o imprevistos.

Compromiso a largo plazo. Un animal no es algo que lleves a casa, pruebes y devuelvas si no te gustó. Estás asumiendo el compromiso de cuidarlo por el resto de su vida, con visitas al veterinario, suministros para su cuidado, tiempo y amor a dedicarle, no para dejarlo solo en un patio o azotea. Si tu hijo es adolescente, recuerda que el animal estará contigo cuando vaya a la universidad. Un gato puede vivir 15 o más de 20 años.

¿Sabes lo que implica el cuidado de un animal? No olvides que es un ser vivo. Eso significa limpiar desechos, vómito, pelitos de los muebles, y demás comportamientos típicos de cada especie. Tampoco consigas una mascota para enseñarle responsabilidad a tu hijo. Si no lo asume, el animal puede sufrir.

PLANIFICANDO LA SORPRESA

Si ya lo pensaste detenidamente, en particular y en familia, y todos están listos y comprometidos, no será la mejor idea tener al animalito esperando debajo del árbol en la mañana de Navidad, aunque en las películas parezca perfecto y maravilloso.

Una mejor idea y más divertida, es comprar un animal de peluche y colocarlo entre los regalos, incluso comprar algunos accesorios (transportadora, correa, cama), y hacer que los niños los encuentren, a la espera de ver pronto a su futura mascota y que empiecen a hacerse a la idea.

Antes de ir a buscarla, involucra a todos para decidir qué especie, edad, tamaño, color y raza (o criollo o mestizo, en el caso de perros). Investiguen y lean sobre las características del animal que desean y verifiquen si encaja con la familia y sus rutinas.

Busca entre refugios o albergues en línea o apps, o en redes sociales, por raza, ubicación, tamaño, entre otras características. Toda la familia puede participar y ser una experiencia extraordinaria para los niños, ya que es más divertido cuando forman parte del proceso. Así, elegirán a su amigo y compañero de toda la vida.

O bien vayan directamente a algún albergue que conozcas o una tienda de mascotas donde tengan perros o gatos en adopción: cada año cientos son rescatados. Al adoptar, das una nueva oportunidad de vida.

Hay otras razones para ir a un refugio: el costo es bajo, se ayuda a otros animales, y a menudo hay descuentos en vacunación, desparasitación y esterilización. Recuerda que son lugares para ayudar a los animales a tener buenos hogares, no donde ganan dinero. Y tienen una buena selección de mascotas y personal capacitado para asegurarse que adoptes el animal adecuado para tu familia.

 

Recuerda: razones para no regalar una mascota

1. Las mascotas son caras
Aunque una adopción no tenga costo, hay gastos a considerar. Desde comida, pasando por entrenamiento, baños o estética, hasta visitas veterinarias, las mascotas requieren muchos cuidados y las cuentas veterinarias pueden llegar a miles.

2. Los animales consumen tiempo
Necesitan atención diaria, algunos requieren caminatas, mientras cachorros y gatitos deben ser entrenados, lo cual es trabajo duro. Toma en cuenta el horario de actividades cotidianas de todos. Si sales al trabajo temprano en la mañana y regresas hasta la noche, una mascota no es una buena idea: debe ser una prioridad.

3. La temporada festiva no es un buen momento
Cuando tengas un nuevo animalito, es importante te vincules con él y le prestes atención para facilitar su transición. Durante esta época muchos se van de vacaciones o hacen más cosas fuera de casa, quedando el perro o gato solo más tiempo del esperado, e incluso debas pensar en una pensión si saldrás varios días. Es difícil establecer una rutina, que es muy importante para una nueva mascota.

4. No elijas por otros
Si bien un amigo o familiar puede haber insinuado que quiere una, podrías equivocarte. Esta es una elección muy personal y hay muchas cosas a considerar al elegirla, desde el entorno en el que vivirá hasta su temperamento; esas decisiones deben dejarse en manos de quien será responsable.

5. Haz la diferencia de otras maneras
¿Deseas ayudar a un perro o gato? Dona a un refugio en especie o dinero; incluso con la opción de adoptarla a distancia durante un año por una cierta cantidad, sin necesidad de tenerla en casa. Así harás lo mejor para ella.

Sharon Barrios Suárez
Editora Animales de Compañía