Enfermedades de la raza Yorkshire Terrier

Originario del condado de York (Yorkshire), Inglaterra, durante la época victoriana, la raza Yorkshire tiene personalidad enérgica, muy dominante, pero cariñosa y demandante de atención; su pequeño tamaño los hacen ideales para departamentos.

Este perro es sensible al frío y propenso a escalofríos, así que necesita ser protegido del mal tiempo. Muda poco su manto, aunque requiere de cuidado regular para mantenerlo en buena forma y apariencia. Al ser tan popular es importante conocer las enfermedades a las que está predispuesto, por lo que se recomienda llevarlo al veterinario dos veces al año y le haga exámenes clínicos de rutina para detectar posibles problemas en una etapa temprana y darles tratamiento.

 

 

Luxación patelar (rodilla)

Se conoce como luxación de la rótula o patela cuando este pequeño hueso, localizado delante de la articulación de la rodilla, se sale de su sitio debido a un mal alineamiento del miembro posterior, produciéndose deformaciones durante el desarrollo, resultando en dolor y debilidad. Esto puede deberse a una enfermedad congénita o un traumatismo. Se recomienda que los ejemplares que la padezcan no se usen para reproducción, ya que se trasmite a sus descendientes.

Dependiendo de los signos clínicos y de los estudios radiográficos, se pueden clasificar las luxaciones en cuatro grados:

Grado I: luxación de rótula intermitente, causando claudicación de la extremidad cuando está fuera de su sitio; es perceptible cuando caminan levantando la pata, flexionan la rodilla o dan un pequeño salto.

Grado II: se produce con más frecuencia que la anterior; en este caso la rótula se luxa fácilmente y hay una ligera rotación del miembro afectado. Muchas mascotas pueden vivir así durante años antes de presentar una artritis progresiva.

Grado III y IV: la rótula se encuentra permanentemente luxada, con rotación externa muy notable de la pierna y claudicación moderada; si es bilateral se notarán los miembros arqueados, girando el miembro hacia el interior y cargando el peso en las extremidades anteriores. Todo esto produce mucho dolor, crepitaciones y aumento de la sensibilidad en la rodilla, haciendo que disminuyan su actividad, incluso se nieguen a subir y bajar escaleras, del automóvil, el sofá o la cama. El tratamiento depende del grado de luxación, pero casi siempre será quirúrgico.

 

 

Enfermedad periodontal

Se refiere a la inflamación e infección del tejido de las encías y ocurre cuando la placa dentobacteriana y el sarro (formado por bacterias que proliferan en la boca) se acumulan en los dientes. Si no se trata a tiempo puede progresar hasta la retracción de encías, con pérdida del hueso y dientes. En ocasiones se agudiza o manifiesta de forma temprana debido a que el Yorkie llega a presentar la retención de los dientes de leche, ocasionando mayor acumulación de placa y sarro.

Se recomienda realizar cepillado dental diario o por lo menos tres veces por semana, así como una profilaxis dental profesional una vez al año. De no hacerlo, puede presentarse dolor, mal aliento, dificultad para comer, pérdida del hueso maxilar o dientes, enfermedades renales, hepáticas y cardiacas, cambios de conducta y sangrado gingival.

 

 

Urolitiasis

Es la formación de sedimentos en las vías urinarias, que pueden ser microscópicos (cristales) o macroscópicos (visibles a simple vista; urolitos o cálculos). Se puede formar en cualquier parte del tracto urinario, pero casi siempre en la vejiga. Se producen al saturarse la orina de minerales que darán origen al cristal o cálculo, además tiende a afectar a las razas más pequeñas quizá debido a su menor volumen de orina, de micciones y por tanto, mayor concentración de minerales. Es más frecuente en machos que hembras y se presenta a diferentes edades.

La urolitiasis puede contribuir a dificultad para orinar, sangre en la orina, daño renal, incapacidad para orinar por obstrucción de la vía urinaria e incluso requerir cirugía. Se recomienda tenga agua fresca y limpia siempre disponible, así como múltiples comidas (para que beba más líquidos), y fomentar el ejercicio con paseos varias veces al día (y orine más veces).

 

Enfermedad de la válvula mitral

Hay una degeneración progresiva de la válvula mitral del corazón, el cual consta de cuatro válvulas, cuya función es evitar que la sangre, al pasar de una cámara a otra o a los grandes vasos, no se regrese. A medida que la válvula se degenera no se cierra adecuadamente y pequeñas cantidades de sangre se filtran de nuevo en la aurícula izquierda, produciéndose una falla cardiaca.

Esta enfermedad puede contribuir a disnea (dificultad para respirar), tos, intolerancia al ejercicio, debilidad y falla cardiaca congestiva. Se recomienda una revisión veterinaria dos veces al año y un electrocardiograma anual, para una detección temprana.

 

Conocer más estas enfermedades, acudir a revisiones periódicas veterinarias, dar una adecuada higiene oral, ofrecer agua limpia y suficiente ejercicio, dará como resultado una mascota sana por mucho tiempo: la prevención es el mejor tratamiento.

MVZ Joam Morella Reyes Sira
Hospital Veterinario UNAM-Banfield
[email protected]