Precauciones en temporada de frío

Aunque el invierno comienza el 21 de diciembre, las bajas temperaturas inician desde antes y los frentes fríos ocasionan que los termómetros desciendan de forma considerable. Y así como tomas ciertas precauciones ante esta temporada, como consumir una mayor cantidad de alimentos ricos en vitamina C o usar ropa térmica y abrigadora, tu mascota también necesita de ciertos cuidados. Por supuesto, la medicina preventiva tendrá un peso importante para que pase esta temporada sana, protegida y feliz.

 

¿Cómo lo protejo de las enfermedades?

Es de suma importancia tengas su calendario de vacunación completo desde el otoño,  ya que de lo contrario, enfermedades como bordetelosis (tos de las perreras), influenza y distemper (moquillo canino), pueden enfermar a tu mejor amigo. Algo muy importante al respecto es que estas afecciones pueden prevenirse con vacunas, por lo que es fundamental que al aproximarse la temporada de frío lleves a tu mascota con el Médico Veterinario para que la revise y de paso verifiques que su calendario de vacunación esté vigente y completo o de lo contrario actualizarlo, para que inicie esta temporada bien protegido.

En el caso de los gatos, si bien son más resistentes a las enfermedades respiratorias, su situación viral en invierno no está alejada de lo que aqueja a los canes. En esta especie se presentan casos de panleucopenia felina, enfermedad que es parecida al moquillo en los perros, pero que por fortuna también puede prevenirse con una vacuna previa al invierno. Un punto importante a considerar, es que los gatos pueden padecer de asma, por lo que también es sustancial la revisión médica previa al inicio de esta temporada.

La desparasitación será de gran importancia, ya que evitarás un sistema inmunológico débil, además de que algunos de los parásitos más comunes como los nematodos (gusanos redondos), tienen en su ciclo de vida una migración por los pulmones, por lo que en pacientes jóvenes o viejos que están parasitados, pueden presentarse fácilmente problemas como neumonías, por lo que además de tener su vacunación al día, también deberá estarlo la desparasitación, no sólo como algo fundamental para la protección de tus animales, sino tuya y de tu familia.

 

 

La edad también debe tomarse en cuenta. En el caso de perros y gatos en edad adulta o geriátricos (ejemplares que ya han pasado dos tercios de la expectativa de sobrevida correspondiente), se recomienda utilizar medicamentos o suplementos alimenticios  que tengan función protectora para las articulaciones, debido a que el frío puede ocasionar que padezcan dolores en ellas, sobre todo si permanecen mucho tiempo postrados, ya que esto limita su movimiento.

Para ello se les deben suministrar suplementos especiales que contengan glucosaminoglicanos y sulfato de condroitina, compuestos que sirven para mejorar la calidad de las articulaciones, logrando de manera indirecta el control del dolor (muy importante en ejemplares gerontes). Sin embargo, en ocasiones será necesaria la administración de medicamentos específicos para el dolor, los cuales siempre deberán ser prescritos por un Médico Veterinario, para así evitar posibles intoxicaciones que pongan en riesgo a tu mascota.

 

¿Qué hacer en cuanto al baño?

Hay un dicho popular que dice: “de valientes, limpios y tragones, están llenos los panteones”. Si bien es importante continuar con la rutina de limpieza en las mascotas, e incluso en época invernal los hábitos de baño pueden continuar, esto será siempre y cuando no duren mucho tiempo, se les seque perfectamente bien, sean realizados en horas de mayor sol, que el día sea un poco más cálido, además de utilizar agua caliente o tibia,  y que antes, durante y después del baño se eviten las corrientes de aire.

Por supuesto, una vez terminado su aseo debes secar perfectamente a tu mascota, con toalla e incluso con una secadora eléctrica, evitando acercársela demasiado y de preferencia sólo utilizarla de cuello a rabo, para evitar accidentes, por lo que secarás su cabeza únicamente con la toalla.

Durante el invierno, evita le hagan recortes de pelo, ya que es como si le quitaras su suéter natural y su mayor protección. Algunas razas de perros tienen una doble capa; toma en cuenta que esta segunda capa los hace impermeables, y de rasurarla eliminarás esta protección, pudiendo ocasionar desde afecciones en vías respiratorias hasta problemas cutáneos. También será de gran utilidad que la cepilles para mantener su pelaje sin nudos y para retirar el exceso de suciedad.

Finalmente, el cuidado de la piel y del pelo durante esta temporada incluye una alimentación nutritiva, la cual ayudará no sólo a su piel, sino también fortalecerá su sistema inmune.

 

 

¿Puede usar ropa mi mascota?

En época invernal cada animal genera un pelaje especial para soportar las bajas temperaturas, por lo que no requiere utilizar suéteres o accesorios para evitar el frío. Ponerle ropa a un perro o gato provocará que se altere el proceso biológico y su cuerpo no desarrolle este tipo de manto; de hecho, si se toman en consideración las bases del bienestar animal, el ponerle un suéter o chaleco va en contra de una condición natural de la mascota y, por lo tanto, puede ser considerado como maltrato.

No es una exageración, porque seguramente has visto imágenes de perros en países nórdicos o con climas extremos, donde razas como Cobrador de Labrador o Pastor alemán, pueden andar incluso en la nieve sin vestir prenda alguna. Esas mismas razas se encuentran en México, donde el clima en la parte central del país no es tan extremo, por lo que disponen de un cierto tipo de protección.

Por otra parte, también dependerá de cómo hayas acostumbrado a tu mascota desde cachorro o a ciertos factores; por ejemplo, las razas pequeñas de pelo corto, con enfermedades crónicas o gerontes, tienden a enfriarse con más facilidad, por lo que quizá sea necesario abrigarles con alguna ropa de su agrado o a la que estén habituados. Será importante entonces la elección de la prenda, pues no es cuestión de moda, sino de funcionalidad, así que de preferencia ponle una que sea cómoda y le abrigue.

 

¿Importa si mi perro está fuera de la casa?

En este caso, debes proporcionarle un refugio adecuado para protegerse del frío; esto es, una casa bien aislada, sin rendijas, con un techo inclinado. En caso de que llueva, asegúrate que la entrada de la caseta esté cerrada, para evitar se moje o entren corrientes de aire que le hagan pasar frío, incomodidades o le ocasionen problemas respiratorios. Introduce en ella mantas  o una camita para que tenga mayor protección y comodidad. Verifica a diario que su habitáculo se encuentre en condiciones óptimas, limpio y sin humedad. Pero si la temperatura baja a 0 °C, evita que tu perro esté a la intemperie. Si vive en interiores, no le dejes fuera, ya que se necesita tiempo para aclimatarse a las bajas temperaturas.

Finalmente, si tomas en cuenta estos consejos y recomendaciones, tendrás a tu perro sano y seguro en los meses de más frío.

 

Consejos para cuidar a tu perro en el invierno:

  • Evita que beba agua fría.
  • Procura mantener sus cojinetes y extremidades secas.
  • Evita paseos en horas de viento, lluvia o frío intenso.
  • Dale alimento alto en calorías, según la recomendación de tu veterinario.
  • Verifica que disponga de una cama adecuada.
  • Si está en exteriores, debe tener una caseta bien acondicionada.
  • Visita a tu Médico Veterinario.
MVZ Alejandra Giovana Tirado Avilés
Hospital Veterinario UNAM-Banfield
[email protected]