Tengo un hurón y quiero otro, ¿es viable?

Los hurones en la naturaleza son seres solitarios que únicamente conviven en época reproductiva; sin embargo, los ejemplares utilizados como animales de compañía, por lo general se comercializan esterilizados, por lo que su comportamiento es totalmente distinto.

Aquellos que se encuentran operados pueden vivir sin ningún problema conviviendo con los humanos, con perros e incluso con gatos; no obstante, en muchas ocasiones disfrutan la compañía de otros hurones.

 

A TOMAR EN CUENTA

Cuando los ejemplares se llevan menos de dos años, generalmente cuentan con el mismo nivel de energía, así que disfrutarán mucho de correr, jugar, trepar y hacer travesuras en conjunto. Con todo, si entre ellos es mucha la diferencia de edad, el pequeño puede aburrirse mientras que el de mayor edad se puede estresar, enojar e incluso hasta dejar de comer y morir.

Así que no te equivoques: si tu hurón es geriatra y nunca ha convivido con otros animales, tal vez no sea la mejor idea buscarle un compañerito de juegos. Toma en cuenta que, si estás pensando en hacer más grande la familia, lo mejor es tener al corriente el calendario de vacunación y desparasitación.

Considera que una vez pasado el periodo de adaptación, raramente será necesario contar con

dos jaulas, dos hamacas y dos comederos y bebederos. Una vez que sean amigos, puede que se conviertan en inseparables socios de aventuras y hasta duerman juntos.

 

 

FACTORES DE ÉXITO

Es muy importante que cuando llegue un nuevo hurón, te preocupes porque se encuentre sano, así evitarás riesgos con toda la familia peluda que ya se encuentre en tu hogar. Los primeros días los futuros amigos deben estar separados para garantizar que ambos se sientan cómodos sin mucha presión. Te garantizo que el olor les hará saber que hay más de uno en casa.

Al pasar la etapa de adaptación, poco a poco debes irlos juntando para ver qué tipo de reacción se presenta, no dudes que van a vocalizar un poco, se corretearán e incluso se morderán, sobre todo en la zona de la nuca.

Es indispensable que permitas que este “juego” por jerarquía suceda, así se conocerán realmente y se pondrán límites entre ellos. Te garantizo que una vez pasado este periodo, ya sabrán convivir uno con el otro.

Ahora bien, donde viven dos, ¿viven más? En lo personal, considero que dos es un buen número, pero si piensas en más, considera que los problemas, el trabajo, los aromas y las travesuras se incrementan potencialmente, por lo que tener más de un par puede llevar al arrepentimiento.

MVZ Miguel Ángel de la Torre
Criadero de hurones La Excelencia en Mascotas®
[email protected]
hurones.com.mx
5534.1624 y 5524.3444