¿Cómo detectar si tu gato es obeso?

El gato doméstico apareció hace 7.000 años. Los primeros indicios de domesticación se encuentran en Egipto alrededor del 2600 a. C., siendo su antecesor directo el Felis silvestris lybica o gato silvestre africano, el cual vivía perfectamente adaptado a esa zona desértica.

Los mininos actuales, al igual que sus antecesores, siguen siendo excelentes cazadores: en la lista de los mejores felinos cazadores del canal Animal Planet, son los número 1. No obstante, con esta facilidad para cazar y por el tamaño de sus presas, su estómago no desarrolló la capacidad de distenderse como el de un perro, por lo que comen entre 10 y 20 veces al día.

Son también carnívoros estrictos, ya que no pueden sintetizar por sí mismos compuestos como la taurina, el ácido araquidónico, el triptófano o la niacina, y son deficientes en vitaminas del complejo B, por lo que todo lo anterior lo obtienen de la carne (o de alimentos balanceados, que es la mejor opción). Su sistema del gusto está muy bien desarrollado, y pueden percibir casi todos los sabores:

•El sabor ácido les atrae mucho, los receptores a este sabor están presentes por toda la superficie de su lengua.
•Detectan bien lo salado, y su percepción se basa en el mismo principio (conocido como transferencia directa de iones) que para el sabor ácido.
•Captan el amargo a un umbral más bajo que el perro, lo cual les permite evitar las sustancias tóxicas con este sabor.
•Perciben el sabor umami, específico de los carnívoros, que corresponde al de un aminoácido no esencial, el glutamato. No tienen receptores gustativos para el sabor dulce, por lo que a diferencia del perro, no saborean este tipo de alimentos. Sin embargo, aman el sabor del ácido butírico que puede haber en el yogur o en la cajeta.

Por eso los gatos deben ser alimentados ad libitum, al tiempo que se debe promover que realicen ejercicio y consuman agua. El problema es que por distintas razones pueden disminuir o aumentar su consumo alimenticio con la correspondiente bajada o subida de peso. Es muy importante estar al pendiente de su condición corporal, ya que es un indicador de bienestar animal y también de su salud.

¿CÓMO SÉ SI MI GATO TIENE UNA BUENA CONDICIÓN CORPORAL?

Existen dos escalas para medir la condición corporal, una que va del 1 al 5 y otra de 1 al 9 (la que veremos) . En ambas el 1 es un animal muy delgado, y el 5 o 9, obeso.

Indicaciones: debes realizarla de pie para observar desde arriba al gato y sentado a su mismo nivel para mirarlo de costado. La palpación se hace a lo largo de los lados del cuerpo hasta tocar las costillas. También se puede palpar la parte superior del cuerpo para notar las vértebras lumbares, huesos de la cadera y la escápula (hombro).

Dra. Claudia Edwards P
Humane Society International México