Un amigo que nunca deja de ayudar

Los animales de compañía pueden ayudar de gran manera a la salud mental de las personas, el Social Development ha comprobado que los niños con un can poseen niveles más bajos de cortisol, hormona que se libera en respuesta al estrés.

 

Una de las aportaciones más interesantes de estos amigos es la ayuda a personas que sufren depresión, además de otros padecimientos como duelos, cambios de hábitos y conductas e incluso ayudan a personas que son tímidas o introvertidas.

La razón, el vínculo que se genera entre una persona y un animal, brinda a los humanos la sensación de estar seguros y de hacer sentir seguro a ese nuevo amigo ya sea gato, perro e incluso reptiles, dotando así de emociones positivas a las personas.

A través de un artículo publicado por el Mayo Clinic Proceedings se dio a conocer que el 41% de las personas que duermen con sus mascotas en su cuarto o incluso en su cama, sienten mayor relajación y seguridad, pero sobre todo, se sienten acompañados. Por ello parte de estos tratamientos se dan a personas que han pasado por una perdida e incluso por divorcios.

La forma en que ayudan a las personas introvertidas es a través de la expresión de sus emociones, incluso hay personas que le hablan a sus compañeros para contarles problemas o situaciones cotidianas.

Otra modalidad de terapia con animales son también las terapias asistidas, que  pueden ser físicas o emocionales y funciona principalmente en casos de autismo o trastornos de aprendizaje, en este tipo de terapia se acude a perros, delfines y caballos.

En México una de las universidades que más se enfoca a este tipo de terapias y a certificar a animales y personas para ofrecer este tipo de tratamientos es la Universidad Autónoma de Nuevo León.