Cuidar a tu perro sin repercusión en tu trabajo

Más que mascotas, se han convertido en miembros de nuestra familia, por ello los procuramos, cuidamos y les damos el mayor cariño posible.

En caso de verlos enfermos procuramos su bienestar de inmediato, pero qué pasa si somos los únicos que pueden apoyar, ya sea a nuestro can o felino. ¿Qué tan fácil es pedir un permiso en el trabajo para cuidarlo?

Muchas veces es cuestión de azar, ya que en el trabajo podemos tener tanto jefes empáticos, como aquellos que no te dejan salir pase lo que pase. Aunque la manera de trabajar ha cambiado y muchos pueden hacerlo de manera remota la realidad es que no es tan fácil correr por una emergencia.

Anna tuvo la oportunidad de acompañar y cuidar a su adorable amiga

En Roma, Italia, Anna ha logrado dos días de permiso laboral para cuidar de su compañera, la cual estaba enferma y al vivir sola, no había quién la pudiera llevar al veterinario.

Esta situación sirve como ejemplo para notar que las leyes alrededor del mundo están cambiando, dando un lugar más que merecido nuestros amigos consentidos.