¿Existen las carreras de conejos?

El conejo como animal de compañía no convencional lleva varios años siendo parte de familias no sólo en México, sino en muchas partes del mundo. Al ser un animal tranquilo, incluso cariñoso, sociable y de un carácter curioso, intuitivo y gracioso, es posible se desarrollen lazos muy fuertes entre él y su compañero humano. Este vínculo, junto con su promedio de vida, que en comparación con el de otros animales no convencionales es largo (nueve años en promedio, pudiendo llegar hasta los 12 años), ha hecho que sea muy querido y apreciado como acompañante.

Y eso no es todo, ya que similar a como ocurre con los perros, también se le ha introducido al ámbito de distracción y entretenimiento. Gracias a que tiene la característica de ser un animal muy ágil y saltarín, si goza de salud y se tiene el tiempo y la paciencia para darle el entrenamiento adecuado, puede saltar distancias considerables.

¡Las carreras de conejos sí existen! 

Comenzaron a realizarse en la década de los 80 en Europa, aunque esta práctica sigue vigente y se ha extendido a otros países como Canadá, Estados Unidos o Japón. Este tipo de carreras o competencias consisten en seguir y guiar a los conejitos por un circuito, el cual tendrá algunos obstáculos. Sus respectivos dueños los llevarán con ayuda de un arnés para guiarlos por el trayecto correcto y así lograr que superen todos los obstáculos de la pista. 

Entre más obstáculos crucen en el menor tiempo, será más alta la puntuación obtenida y así se determina al ganador. Durante la carrera existen tres niveles de dificultad, que dependerán de la altura de los obstáculos que deban saltar, siendo los más bajos los de 25 cm, los medios de 35 cm, y los altos de 40cm. 

Todos los conejos que participan reciben revisión médica veterinaria previa y como en cualquier otra competencia, se realizan pruebas para  determinar que no haya trampas de ninguna índole. Por supuesto, es importante reciban un refuerzo positivo en cada entrenamiento y después de cada competencia.

Entrenamiento en positivo y competencia sana

Lo importante de este tipo de eventos es no olvidar el bienestar animal y realizar todos los protocolos con base al conocimiento de la anatomía, fisiología y comportamiento de la especie. Al ser presas por naturaleza, es fundamental recordar que se estresan fácilmente, por lo tanto deben previamente conocer el entorno para sentirse cómodos y en confianza, así como no forzarlos a realizar actividad física por lapsos prolongados y como se mencionó antes, siempre utilizar el refuerzo positivo como recompensa a las actividades o agilidades que realicen.

Finalmente, así como en las reuniones que son muy populares en otros animales de compañía no convencionales, por ejemplo en los hurones, es valioso tener presente que hay enfermedades que se pueden transmitir de un individuo a otro con facilidad, por lo que es recomendable asistir al veterinario para corroborar el estado de salud de todos y cada uno de los ejemplares que estarán conviviendo en un espacio en  común. 

MVZ Thalía Rojas