Un nuevo y joven amigo, ¿es la mejor idea?

Qué fuerte se oye esto de brecha generacional ¿verdad? Pues los humanos no somos los únicos en quienes se llega a presentar este fenómeno, pero en el caso de las mascotas lo considero como benéfico, tanto para ellos como animales de compañía como para nosotros como seres humanos.

Cuando tenemos con nosotros un compañero de muchos años, perro o gato, hay ocasiones en las que se sienten amenazados cuando llega un nuevo integrante a la familia, sobre todo si se trata de otro cuadrúpedo de menor edad.

Generalmente, una nueva mascota es recibida con gran efusividad cuando llega a casa, es emocionante para nosotros como humanos pero para nuestro viejo amigo puede ser un shock importante, aunque temporal y en poco tiempo estarán conviviendo de manera impresionantemente afable y de camaradería. De hecho parecerá que nuestro viejo amigo toma un segundo aire en su vida, y como todo lo que les pasa a ellos es nuestra responsabilidad, debemos saber cómo sobrellevar los primeros momentos de convivencia entre estas dos tan alejadas generaciones para que el primero no se sienta desplazado y que el cachorro no se sienta amedrentado en el caso de que de primera instancia lo rechace dentro de su territorio, del cual ha sido dueño y señor toda su vida. Los perros y los gatos son tan nobles que en poco tiempo pueden llegar a compenetrarse de manera tal que los veremos juguetear en breve. Ésta es una experiencia que recomiendo a todo aquel que sea responsable y quiera a su mascota.

Ver cómo nuestro gran y viejo amigo vuelve a corretear con el cachorro para jugar y perseguirlo para recuperar la pelota que tanto le gustaba y ya había dejado en el olvido, es una experiencia indescriptiblemente bella, pero… siempre existe un pero y éste caso no es la excepción. ¿Qué voy a hacer al momento de alimentarlos? Tenemos muy claro que no podemos ofrecer el mismo tipo de alimento al perro geriatra que al cachorro, es más que evidente que tienen necesidades completamente distintas por que a cada uno habrá que darle su alimento específico de acuerdo a su edad y constitución, al nivel de ejercicio en el caso del perro geriatra, y al desarrollo en el caso del cachorro.

Es muy importante pensar en su nutrición ya que nuestro perro viejito tendrá que consumir un alimento para su edad que además esté elaborado con nutrientes especiales para proteger sus articulaciones y que al mismo tiempo le brinden esa energía que necesita para seguirle el paso al cachorro. El cachorro deberá consumir un alimento especial que sea rico en nutrientes para que se pueda desarrollar de una manera correcta de acuerdo a su raza y al estilo de vida que llevará.

El alimento procesado para mascotas Premium y Super Premium es un alimento balanceado disponible en diferentes presentaciones para adaptarse a las necesidades de cada uno. Los cachorros deberán consumir un alimento que cubra todas sus requerimientos para un completo y sano desarrollo mientras que nuestro amigo geriátrico necesitará un alimento que pueda proteger su organismo y sobre todo sus articulaciones, que empezará a emplear nuevamente con la llegada del nuevo miembro de la familia y que en un inicio de manera definitiva pudieran llegar a doler por el reinicio de actividades que ya no realizaba. Para evitar que se estén intercambiando alimento deberán comer en diferentes lugares, sobre todo en un inicio, en lo que ellos se enseñan a respetar el plato y la comida del otro compañero que siempre le parecerá atractiva.

Lo importante de estos alimentos es que su calidad es probada y comprobada ya que sus fórmulas son consistentes y uniformes en beneficio de las mascotas y de acuerdo a su etapa y estilo de vida. Bajo nuestra supervisión y cariño, nuestras dos mascotas podrán beneficiarse de esta brecha generacional, al igual que de la familia que los posee.

“Una Mascota Sana es una Mascota Feliz”

MC MVZ Gerardo Garza Malacara