¿Son importantes las vitaminas del complejo B?

Una pregunta común en la clínica es saber si las mascotas necesitan suplementos de vitaminas, aun cuando les digamos que gozan de excelente salud. Su ingesta no debe tomarse a la ligera, ya que un exceso puede ocasionar intoxicaciones y otros problemas

Las vitaminas son sustancias que se encuentran en pequeñas cantidades en el alimento y son necesarias para el funcionamiento adecuado del cuerpo; cada una tiene funciones diferentes y específicas, por lo que su aporte debe ser considerado siempre en la dieta de los animales de compañía. De forma general son trece: vitamina A, B (que incluye tiamina, riboflavina, niacina, ácido pantoténico, biotina, piridoxina, vitamina B12 y ácido fólico o folato), C, D, E y K.

Grupo B o complejo B

Vitamina B1 o tiamina. Se presenta en alimentos, se absorbe por vía digestiva y siempre debe estar disponible en la dieta. Su deficiencia se manifiesta como fatiga intensa, problemas oculares, ceguera nocturna, incoordinación al caminar, por lo que se debe diferenciar de la diabetes mellitus. Suele encontrarse de forma adecuada en el alimento comercial para mascotas, también en vísceras, papas y arroz, pero es deficiente en pescados y mariscos.

Vitamina B2 o riboflavina. Es importante para integridad de la piel y la córnea (parte transparente del ojo); es necesaria para producir energía. Se encuentra en lácteos, hígado y vegetales verdes, tiene la gran ventaja de absorberse por vía intestinal, e incluso en caso de exceso se elimina sin producir intoxicación.

Vitamina B3 o niacina. Al igual que las anteriores, es importante para el metabolismo y en la reparación del ADN celular. Sirve para la formación de hormonas sexuales y las relacionadas con el estrés; ayuda a eliminar sustancias tóxicas del organismo, se involucra con el crecimiento y el buen estado del sistema nervioso. Su aporte es por medio de vegetales y productos animales como carne y vísceras .

Vitamina B5 o ácido pantoténico. Es esencial para el metabolismo de carbohidratos, proteínas y grasas; casi todos los alimentos la contienen, principalmente huevo y carne. Es necesaria para la respiración celular y la formación de energía para las mismas células y por ende, del organismo. Su deficiencia produce fatiga y en raras ocasiones se han visto lesiones en el hígado, ocasionando signos neurológicos.

Vitamina B6 o piridoxina. Se encuentra en buenas cantidades en huevo, pescado, carnes y verduras. Participa en el metabolismo de neurotransmisores que regulan el estado de ánimo como la serotonina. En humanos aumenta el rendimiento muscular y se usa para la producción adecuada de anticuerpos y glóbulos rojos; favorece la absorción del hierro que será empleado para la formación de hemoglobina (proteína de la sangre que se encarga de que los glóbulos rojos sean capaces de llevar oxígeno).

Vitamina B7 y B8 o biotina: Es necesaria para el metabolismo de grasas y se puede ingerir, además de que es producida por bacterias del aparato digestivo (una proteína de la clara cruda llamada avidina impide su absorción, por lo que no se debe ofrecer a la mascota huevo crudo), participa en el mantenimiento de los niveles de azúcar en la sangre. Se encuentra en alimentos como vísceras, huevo.

Vitamina B12 o cobalamina. Es necesaria para el correcto funcionamiento del cerebro y la formación de la sangre. Esta vitamina sólo es producida por bacterias, pero al igual que las otras de la familia, se encuentra en alimentos como carne, vísceras y huevo, además de que se agrega generalmente a los alimentos procesados, es decir, croquetas y alimentos en lata.

Vitamina B9 o ácido fólico. Interviene en el crecimiento, mantenimiento y formación de células de la sangre, así como en la síntesis de ADN, para metabolizar las proteínas y en procesos reproductivos. Su deficiencia ocasiona anemia, afecta al crecimiento, además de producir malformaciones en fetos. Se presenta en buenas cantidades en vegetales de hoja verde.

Las funciones del grupo B son muy parecidas y su fuente de ingreso al organismo también, por lo que una dieta balanceada es más que suficiente para tener el aporte necesario. Los alimentos procesados para mascotas cuentan con la suplementación adecuada del complejo B, para que se desarrollen bien y lleven a cabo sus actividades de forma adecuada. Es importante recalcar que no se debe suplementar vitaminas por creer que es necesario: el veterinario será el indicado para consultar, y considerará la edad, sexo, estado fisiológico y condición general de nuestro compañero animal.

 

Fausto Reyes Delgado

Hospital Veterinario UNAM-Banfield