¿Qué hay detrás del bostezo de tu perro?

Se bosteza al estar cansado, con sueño o aburrimiento, y parecería un poco banal explicar por qué un can lo hace (aunque se ve hermoso porque parece que ríe). Lo compartimos mamíferos, aves y algunos peces. Pero en humanos y perros se puede contagiar, por acción de empatía en los animales de grupo.

¿Cómo se explica?

Los científicos lo definen como un acto biológico necesario para oxigenar el cerebro, pues se inicia con una inspiración profunda y prolongada con la apertura máxima de la boca y su posterior exhalación; al hacerlo entra oxígeno a los pulmones y llegará al cerebro disminuyendo incluso su temperatura.

Tipos de bostezos

Nuestros amigos caninos lo usan para comunicarse. Cuando dos se encuentran por primera vez y uno se siente intimidado por el otro, rehuirá la mirada directa y comenzará a bostezar como diciendo “no deseo enfrentarme a ti”. Si son sujetados contra su voluntad (por ejemplo, por un niño efusivo) pueden hacerlo para liberar esa inconformidad y no actuar con agresión o intentar huir. Si están muy contentos pueden tener respiraciones cortas y aceleradas que no transportan mucho oxígeno, y bostezar lo compensaría (bostezo por estrés). Y después de un momento difícil lo harán para liberarse de la tensión.

A mediados del siglo XX hacerlo como respuesta a otro bostezo se consideraba una característica de humanos y primates. Estudios realizados en 2008 y 2010 indican que los perros lo hacen cuando nos ven hacerlo, debido principalmente al estrés. En 2013 en un artículo de la Universidad de Tokio se midió los niveles de estrés descartando este factor: los perros superan al bostezo por imitación del humano (60 %) hasta en más de un 70 %.

¿Qué podemos concluir?

 Bostezan cuando están cansados.
 Lo hacen al despertar (para oxigenarse).
 Para liberar estrés (temor, alegría, incomodidad).
 Por empatía (al observarnos hacerlo, si somos sus dueños e incluso más que nosotros).
 Se ven tiernos cuando lo hacen (que no aplica a algunas personas).

Tarea: mira directo a los ojos a tu perrito… ¡y bosteza!