De dónde viene la idea de tener mascotas

Los perros fueron los primeros en ser domesticados, cuestión que se remonta a entre 13 mil y 30 mil años atrás. Las razones fueron que se adaptaron muy bien a los beneficios que se proveían mutuamente. Mientras el perro ayudaba a la caza, el ser humano lo cuidaba y alimentaba. Posteriormente se agregaron tareas como pastorear ganado.

En el caso de los gatos sucedió de la misma manera. Muy poco tiempo después de los perros los gatos surgieron para tener control sobre las plagas, mientras que los humanos les proveían cuidados básicos. Con el tiempo y en diversas culturas se puede ver incluso ilustrado la manera en que, para ellos, las mascotas eran más que una ayuda.

En Egipto hay narraciones que relatan como en representación del profundo dolor que les causaba el fallecimiento de sus mascotas, los dueños en duelo se depilaban las cejas, en el caso de los gatos y todo el vello corporal, en el caso de los perros. Así mismo en la cultura Maya y Azteca, se le reconocía y admiraba profundamente a los xoloitzcuintles por los beneficios curativos que tenían y se les veneraba pues se creía que ayudaban a cruzar el río de los muertos.

Hoy en día los beneficios emocionales son estudiados con más profundidad e incluso animales son enviados a hospitales y al ejercito como partes de terapia. Lo que es inegable es que han pasado a ser fundamentales en la vida de las personas hasta convertirse en parte de nuestra familia.