Pensaron que estaban criando a un perro, pero era un oso

En 2018, una familia china pensó fervientemente que estaba criando a un perro, cachorro de mastin tibetano. Era tanta su adoración por el animal, que lo alimentaban mejor que nadie: dos cubetas de fideos y una caja con frutas diariamente.

Pero el animal seguía creciendo y creciendo. Algo no era normal en su mastin tibetano.

Finalmente, después de dos años, se dieron cuenta de que su querido perrito era en realidad un oso. Con mucho dolor, tuvieron que entregarlo a las autoridades forestales locales, quienes a su vez lo enviaron a un centro de rescate y protección.

En China, el oso negro asiático es una especie animal protegida Clase II, por lo que muy probablemente la familia reciba una multa reducida por su cooperación.